VIRGEN MARIA EN FATIMA

Información

VIRGEN MARIA EN FATIMA

El Mensaje de Fátima es una invitación a una escuela de salvación. Fue iniciada por el Ángel de la Paz (1916) y completada por Nuestra Señora (1917). Fue vivida de manera histórica por los Tres Pastorcitos – Lucía, Francisco y Jacinta.
El Mensaje de Fátima, que es el Evangelio, subraya los siguientes puntos:
  • La conversión permanente,
  • La oración y especialmente el Rosario,
  • El sentido de la responsabilidad colectiva y la práctica de la reparación.


La aceptación de este mensaje, trae consigo la Consagración al Corazón Inmaculado de María, que es símbolo de un compromiso de fidelidad y de apostolado.

Click Aqui... CONOCER FATIMA Pagina web administrada por nuestros hermanos Emilio y Lola

Página Web: http://santateresitaradio.com
Ubicación: www.SantaTeresitaRadio.com
Miembros: 96
Última actividad: Oct 1

SANTUARIO DE COVA DA IRÍA - FÁTIMA

     El Santuario está en la Cova da Iría y lo componen:

     El Recinto del Santuario, que mide desde la entrada hasta la escalinata 540 m de largo y 160 m de ancho. Es un área de 86.400 m2 y tiene capacidad para 300.000 personas. De la Cruz Alta hasta la escalinata de la Basílica son 400 m.

     La Plaza Pio XII

     La Plaza Pio XII está situada en la entrada principal del Santuario. Tiene este nombre en homenaje al Pontífice que por varias veces demostró su amor a Fátima y fue ordenado obispo el 13 de Mayo de 1917.

     En la Plaza podemos ver:

     - La Cruz Alta que conmemora la clausura del Año Santo el 13 de Octubre de 1951. Es de Hierro y mide 27 m. Es un trabajo del arquitecto Carlos Freire.

     - La estatua de mármol de Pio XII del escultor Soares Branco, inaugurada y bendecida el 12 de Octubre de 1961. Fue ofrecida por los católicos alemanes y holandeses.

     - La  estatua  de D. José Alves  Correia  da  Silva, “el obispo de Nuestra Señora”, primer  obispo  de  la Diócesis de Leiria. Fue inaugurada el 2 de Febrero de 1973.

     - La estatua de bronce de Pablo VI, peregrino de Fátima en Mayo de 1967, fue inaugurada el 12 de Mayo de 1968 por un enviado especial del Papa, el Cardenal Pericles Felici.

     Estas dos últimas estatuas son un trabajo del escultor Joaquim Correia.

 Recinto de Oración

     El recinto no es cubierto y es como una gran iglesia que acoge millones de peregrinos de todo el mundo para alabar al Señor y a su Madre.

     Como una iglesia que es, tiene una cruz, un altar, vía-crucis e imágenes de santos.

     Por detrás de la capilla de las Apariciones y cerca de la casa de Nuestra Señora de los Dolores, con entrada  por  el  Santuario, encontramos  los  Servicios  de  Asociaciones  (SEAS),  Secretariado  del Movimiento del Mensaje de Fátima, el Servicio de Enfermos (SEDO) y la sección de Acogida / Informaciones.

Muro de Berlín

     El monumento del Muro de Berlín está en la entrada del Santuario, por la parte sur de la Rectoría. Fue inaugurado el 13 de Agosto de 1994. Es un módulo de cemento del Muro de Berlín que fue comenzado a construir en la noche del 12 para el 13 de Agosto de 1961 y demolido a partir del 9 de Noviembre de 1989. El peso  del  cimentado  bloque  es  de 2.600 kg., mide 3,60 de  altura y 1,20 m de ancho. Este bloque fué regalado por un emigrante portugués en Alemania.

Capilla de las Apariciones - (Capelinha)

     La Capilla de las Apariciones es el corazón del Santuario. Es el lugar escogido por Dios para, a través de María, dar su mensaje a los hombres de nuestros tiempos. Fue aquí donde Nuestra Señora habló con los pastorcitos.

      Nuestra Señora apareció cinco veces en ese lugar: 13 de Mayo, Junio, Julio, Septiembre y Octubre.

     La  Capilla  de  las  Apariciones  fue  construida  en 1919 (de  28  de  Abril hasta 15 de Junio)  donde ocurrieron las apariciones. Más tarde fue bendecida.

     La primera misa fue celebrada el 13 de Octubre de 1921. Su primer capellán fue el Padre Manuel de Sousa.

     En la noche de 5 para 6 de Marzo de 1922, la capilla fue dinamitada. Pero más tarde fue restaurada y reinaugurada el 13 de Enero de 1923. La primera cubierta comenzó a construirse el 13 de Diciembre de 1922 y se terminó el 13 de Octubre de 1924.

     Las placas de ex-votos que estaban en las paredes de la Capilla fueron retiradas en 1964.

     La  Capilla  tuvo  algunas  modificaciones  pero  tiene  las  formas  originales. La  cubierta  actual  fue inaugurada cuando el Papa Juan Pablo II vino a Fátima por vez primera, en el 12 y 13 de Mayo de 1982.

     En 1988,  Año  Mariano, el  techo  fue  recubierto  de  madera  de  pino  de Rusia, norte de Siberia. Fue escogida esta madera por sus características de ligereza y durabilidad. El pedestal, donde se encuentra la Imagen de Nuestra Señora, marca el lugar donde estaba la pequeña encina sobre la cual Nuestra Señora apareció. La  encina  tenía 1,50 m de  altura  y  desapareció  porque  los  primeros  peregrinos  se  fueron llevando los ramitos y astillas del tronco.

     La Capilla de las Apariciones fue construida para responder al ruego de Nuestra Señora: “Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra”.

     El órgano de la Capilla de las Apariciones fue construido por Gerhard Grenzig de Barcelona. Tiene 12 registros, dos teclados manuales y pedalero. El órgano es para acompañar las celebraciones y sus timbres cuidados permiten  la  interpretación  de  repertorio  sacro. El órgano  fue inaugurado en la Peregrinación Aniversária del 12 y 13 de Mayo de 2001

La Imagen de Nuestra Señora

     La Imagen que está en la Capilla de las Apariciones fue ofrecida por  Gilberto  Fernandes  dos  Santos, de Torres Novas.

     Fue bendecida en la Iglesia Parroquial  de Fátima  el 13 de  Mayo  de 1.920 por  el  Párroco  P. Manuel Bento Moreira. La Imagen vino para la Capilla de las Apariciones el 13 de Junio del mismo año.

     La Imagen fue solemnemente coronada por el Legado Pontificio Cardenal  Masella  el 13  de  Mayo  de 1.946.

     La preciosa corona, que la Imagen  solamente  muestra  en  los  días  de  grandes peregrinaciones, fue ofrecida por las mujeres de Portugal el 13 de Octubre de 1942. Es una corona de  oro, pesa 1.200  gramos, 313 perlas y 2.679 piedras preciosas.

     Es única y tiene un gran valor artístico y estimativo. La corona fue hecha gratuitamente en la Joyería Leitão & Irmão de Lisboa. La corona fue trabajada por 12 artistas en 3 meses.

     En 1.989, la bala extraída del cuerpo del Santo Padre, después del atentado en Roma el 13 de Mayo de 1981 fue colocada en la corona. La bala fue ofrecida al Santuario el 26 de Marzo de 1984.

     Es un trabajo del escultor José Ferreira Thedim. La Imagen es de madera (cedro del Brasil) y mide 1,04 m. Fue restaurada en 1951 por varias veces y retocada posteriormente.

     La Imagen salió del Santuario 8 veces:

     - del  7  al 13  de  Abril  de  1942:  estuvo  en  Lisboa  en  la  Iglesia de Nuestra Señora de Fátima en el Congreso de la Juventud Católica Femenina;

     - del  22  de  Noviembre  al  24 de  Diciembre  de  1946:  estuvo  en  la  Extremadura  y  Ribatejo  en el Tricentenario de la Patrona (1646 – 1946);

     - en Octubre de 1947: estuvo en el Alentejo y Algarve y pasó la frontera dos veces: en Elvas-Badajoz el 25 de Octubre y en Vila Real de Sto. Antonio - Ayamonte en Enero de 1948 volviendo después al Santuario.

     - el 22 de Mayo de 1948: estuvo en Madrid, volviendo el 2 de Junio;

     - del 9 de Junio hasta el 13 de Agosto de 1951: peregrino por la Diócesis de Leiria.

     - del 13 al 18 de Mayo de 1959: estuvo en Lisboa y Almada en la inauguración del monumento del Cristo Rey;

     - en 1984 fue al Vaticano a petición del Papa el 25 de Marzo en la Plaza de S. Pedro en Roma, delante de la Imagen, Juan Pablo II consagró solemnemente el mundo al Inmaculado Corazón de María en unión de los obispos de todo el mundo. El Papa en esta ocasión ofreció la bala del atentado del 13 de Mayo de 1981.

 Del 6 a 9 de Octubre de 2000: estuvo en el Vaticano a petición del Papa Juan Pablo II que en el 8 del mismo mes consagró el nuevo milenio a Nuestra Señora, en el Jubileo de los obispos.

Cerca de la Capilla de las Apariciones están los lugares para las ofrendas de promesas, velas, flores, etc., así como el self service de velas y los quemadores.

La Encina Grande

      La Encina Grande tiene más de cien años y era la mayor en la Cova da Iría en 1917. No  fue  en esta encina que Nuestra Señora apareció, pero está relacionada con las apariciones. Los pastorcitos estaban cerca de la “encina grande” cuando vieron el relámpago antes de la  aparición  del 13  de  Mayo. En  los meses  siguientes  era  debajo  de  la  encina  grande donde los pastorcitos rezaban el rosario con otras personas, preparándose para recibir la visita y el mensaje de la Señora.

Fuentes

     Después de las apariciones, hubo la necesidad de encontrar agua en la Cova da Iría para los peregrinos que eran muchos.

     No había pozos y el agua que había en las fuentes era de cisternas.

     El 9 de Noviembre de 1921 apareció agua a 40 m delante de la Capilla de las Apariciones después de algunas perforaciones.

     Las primeras fuentes eran 15 pero fueron demolidas para la construcción de la regularización del Recinto. Sólo quedó visible la parte superior y la columna que  sostiene la estatua del Sagrado Corazón de Jesús. Hoy tiene 4 fuentes.

Monumento al Sagrado Corazón de Jesús

      La Imagen es de bronce dorado y el autor no es conocido. Fue ofrecida  por  un  peregrino  y bendecida por Mons. Juan  Beda Cardinale, Nuncio Apostólico el 13 de Mayo de 1932.

     Está en el centro del recinto para marcar la centralidad de Jesucristo en el mensaje de Fátima, lo que ya conocemos desde las apariciones del ángel.

Basílica de Nuestra Señora del Rosario

     Así como la Capilla de las Apariciones, la Basílica fue construida a petición de Nuestra Señora “Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra; que soy la Señora del Rosario” (13 de Octubre de 1917).

     La Basílica se levanto en el lugar donde los tres pastorcitos estaban el 13 de Mayo de 1917 haciendo una pequeña casa de piedras cuando de repente vieron un relámpago y decidieron marcharse.

     El proyecto fue concebido por el arquitecto holandés Gerardus Samuel van Krieken y terminado por el arquitecto João Antunes.

     La primera piedra fue bendecida por el Arzobispo de Évora, D. Manuel Mendes da Conceição el 13 de Mayo de 1928. La Basílica fue consagrada el 7 de Octubre de 1953.

El título de Basílica fue concedido por Pio XII por el Breve “Luce Superna” del 11 de Noviembre de 1954.

     El edificio mide 70,5 m de largo y 37 m de ancho y fue construido con piedras de la región (Moimento). Los altares son de mármol de Estremoz, Pero Pinheiro y Fatima.

     La torre señera, en el medio, mide 65 m de altura y tiene una corona de bronce con un peso de 7000 kg que fue construida en Fundição do Bolhão, Porto. Por encima de la corona, hay una cruz iluminada que de noche se puede ver desde muy lejos. La corona fue restaurada en Agosto  de 1999  por  Waldemar  Karwowski, artista norte-americano de origen polaco que ofreció gratis el trabajo y el material. La  cruz fue substituida en aquel año.

     El  carillón  tiene  62 campanillas hecho  en Fátima  por José  Gonçalves Coutinho de Braga. La mayor pesa 3.000 kg su badajo 90 kg.

     El reloj es un trabajo de Bento Rodrigues de Braga.

     El monograma – NSRF (Nuestra Señora del Rosario de Fátima) en el frontal de la torre es mosaico  y  fue hecho en el Vaticano.

     Los ángeles de mármol son un trabajo de Albano França.

     La estatua del Inmaculado Corazón de María en la torre mide 4,73 m y pesa 13 toneladas. Es un trabajo del escultor americano P. Thomas McGlynn, religioso dominico, que la esculpió en Italia durante más de dos  años, según  el  modelo  bajo  las  indicaciones  de  la Hermana Lucía. Fue ofrecida por los católicos americanos y bendecida el 13  de  Mayo  de 1958  por  D. João  Pereira  Venancio, Obispo  de  Leiria.

     En  la  entrada  de  la  Basílica, por  encima  de  la puerta principal, hay un mosaico que representa la Santísima Trinidad  coronando a Nuestra Señora. El mosaico fue hecho en el Vaticano y bendecido por el Secretario de Estado Cardenal Eugenio Pacelli, futuro Papa Pio XII, el “Papa de Fátima”

Interior de la Basílica

     El  templo  tiene  una  gran  nave  con  capilla-mayor,  transepto y  dos  sacristías,  una  de  ellas  fue transformada en la Capilla de S. José. La Basílica tiene 14 altares, representando los misterios del rosario. Son bajorrelieves de bronce hechos por Martinho de Brito y después fueron dorados por Alberto Barbosa.

     El XV misterio está representado en la bóveda de la capilla-mayor: es la Santísima Trinidad coronando a la Santísima Virgen. Tiene 65 toneladas de peso. Es un trabajo del escultor Maximiano Alves.

     Las vidrieras de los altares laterales representan invocaciones de la Letanía de Nuestra Señora. Las otras vidrieras de las galerías, de la parte superior de la nave y del transepto y las pinturas del interior de la Basílica son trabajos de João de Sousa Araújo. Vidrieras de la derecha: Ideal de Santidad, Reina de la Paz, Consoladora de los afligidos, Rosa escogida, Estrella de la mañana. Vidrieras de la izquierda: Virgen prudentísima, Puerta del Cielo, Refugio de los pecadores, Arca de la Nueva Alianza, Templo del Espirito Santo.

Vidrieras de las galerías

     A la derecha: Natividad de Nuestra Señora, La visitación, La encarnación, los esponsales de la Virgen, La Presentación de Jesús en el Templo.

     A la izquierda: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo, Las Boda de Caná, Nuestra Señora cerca de la Cruz, Nuestra Señora con Jesús en sus brazos, La Asunción.

Las vidrieras de la parte superior de la nave:

     A la derecha: S. Juan, Escenas de la vida de los pastorcitos, Las tres apariciones del Ángel, el Cáliz y la Hostia.

     A la izquierda: Ángel con un incensario, Las seis apariciones de Nuestra Señora.

Los vitrales de la parte superior del transepto:

     A la derecha: La Sagrada Familia

     A la izquierda: Nuestro Señor bendiciendo al mundo y el Inmaculado Corazón de María.

Las vidrieras fueron hechas en los talleres de J. Alves Mendes, de Lisboa y fueron inaugurados en 1967.

     El arco tiene un mosaico donde podemos leer “REGINA SACRATISSIMI ROSARII FATIMAE ORA PRO NOBIS”. Fue hecho en el Vaticano y ofrecido por los católicos de Singapur. El arco recuerda la dedicación de la Basílica a Nuestra Señora del Rosario, el nombre que Nuestra Señora ha dado el 13 de Octubre de 1917.

     La puerta de la derecha es para la sacristía y de la izquierda para la Capilla de S. José.  Cerca de la primera podemos ver una placa conmemorativa de la coronación de la imagen  de  Nuestra  Señora  de Fátima  (Capilla  de  las  Apariciones)  el  13  de  Mayo de 1946. Cerca  de  la  segunda  hay  otra  placa conmemorativa de la clausura del Año Santo en 1951.

     El 10 de Abril de 1998 un nuevo Vía-Crucis fue colocado en las paredes laterales. Son 15 tableros en mosaico ofrecidos por un peregrino italiano de nombre Paglietti. Es un trabajo de Fred Pittino y el dibujo de la XV Estación es de José Teia.

     Capilla-mayor

     La capilla-mayor fue remodelada en 1995 por el arquitecto Erich Corsepius. En el  centro hay un gran altar de piedra con un frontal de plata, proveniente del altar primitivo, considerado una joya de arte. Fue hecho en la Ouriversaria Aliança en Porto y representa la Ultima Cena de Cristo. ....(El  ambón  y  nueva peana) para Nuestra Señora y la sede de la presidencia están hechos con la misma piedra del altar.

     El Sagrario, así como el frontal del altar, es de plata labrada.

A la izquierda hay una imagen de Nuestra Señora de Fátima. Es una copia  de  la  Virgen  Peregrina  que desde 1947 ha viajado por todo el mundo.

     En la pared del lado izquierdo hay un medallón de bronce con la efigie de  D. José  Alves  Correia  da Silva, primer obispo de la Diócesis restaurada de Leiria (1920 – 1957), cuyos  restos  mortales  allí  están. Murió el 4 de Diciembre de 1957. Es un trabajo de Leopoldo de Almeida.

El cuadro del Altar Mayor representa el mensaje  de  Nuestra Señora  a  los  videntes, preparados  por  el Ángel, a través del encuentro con Jesús en la Eucaristía. Es un trabajo del pintor João de Sousa Araujo. La Iglesia está presente en la persona del Obispo de la Diocésis, de rodillas al lado izquierdo. A la derecha están los Papas que recibieron y formaron parte de ese mensaje: Pio  XII  que  envió  su  legado  Cardenal Masella para coronar Nuestra Señora de Fátima y consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María; Juan XXIII que visitó el Santuario antes de ser Papa; Pablo VI que ofreció la Rosa de Oro al Santuario en 1965 y estuvo aquí el 13 de Mayo de 1967.

     Los tres Ángeles contemplan el mensaje de la Madre de Dios a los hombres, un mensaje  de  oración, de penitencia, de reparación y de esperanza.

     Las vidrieras de la capilla-mayor (1950 / 1951) representan los cuatro  evangelistas, la  aparición  del Ángel, una escena de la vida de los Pastorcitos y la Cova da Iría  en  los  días  de  peregrinación. Fueron hechos por la Sociedad Maumejean e Hijos de Madrid.

Capilla lateral izquierda

     Los restos mortales de la Beata Jacinta, que murió el 20 de  Febrero  de 1920, están  en  esta  capilla desde el 1 de Mayo de 1951. Al lado de la tumba de Jacinta, hay otra que fue abierta en Febrero de 1995 para la Hermana Lucía. Es un acuerdo entre ella, el Carmelo de Santa Teresa en Coímbra y el Santuario de Fátima. Ya reposan sus restos mortales en ella desde el 19 de febrero de 2.006. Los altares de esta capilla fueron  ofrecidos  por  los  católicos  de  Irlanda. Los  cuadros  que  están  por  cima  de  los altares están relacionados con la vida de Jacinta y la Iglesia, sobretodo  la visión que tuvo  del  Santo  Padre. El  13  de Mayo de 2000, el Santo Padre bendijo la imagen de la Beata Jacinta Marto. La imagen es de la escultora Clara Menéres de Lisboa.

Capilla Lateral derecha

      Los restos mortales del Beato Francisco, que murió el 4 de Abril de 1919, están en esta capilla desde el 13 de Marzo de 1952.

     Los  cuadros  representan  el  Obispo  de  Leiria y los tres Pastorcitos con la cuerda que usaban como instrumento de sacrificio por la conversión de los pecadores.

     Los altares de la capilla fueron ofrecidos por la ciudad de Luanda que está representada por el escudo de armas de la ciudad y del Obispo de la Diócesis.

     El 13 de Mayo de 2000, el Santo Padre bendijo la imagen del Beato Francisco Marto. La imagen es del escultor José Rodrigues de Oporto.

Estatuas

     A  la  derecha  de  la  capilla-mayor  está la estatua de Santo Domingo de Guzmán, el gran apóstol del Rosario en el siglo XIII. Es una escultura  de  Maria Amélia Carvalheira da Silva.

A la izquierda está S. Antonio M. Claret, fundador de  los  Misioneros  del Corazón  de  María. Apóstol  del Rosario y del Inmaculado Corazón de María. Es una estatua de Martinho de Brito.

En la entrada de la Basílica, a la derecha hay una imagen de S. Juan Eudes, santo francés del siglo XVII, fundador de la Congregación de Jesús y María (Eudistas) y de la Congregación de Nuestra Señora de la Caridad del Refugio. Es un trabajo de Martinho de Brito.

     A la izquierda, Santo Esteban, primero rey de Hungría, coronado en el  año 1000  y  que  consagró  su nación a Nuestra Señora. La imagen fue ofrecida por los católicos  húngaros y recuerda el sufrimiento del pueblo por su fe en las invasiones rusas. Es un trabajo de António do Amaral de Paiva.

Capilla de S. José

     Las  cinco  vidrieras  de  la  capilla  demuestran  una  armonía  de  colores  y  figuras  geométricas,  el simbolismo  de  los  cinco  primeros  números: 1, 2, 3, 4 y 5:  Unidad,  Dualidad,  Trinidad,  Cuadrado  y Pentágono.

Órgano

     El órgano fue construido y montado por la empresa italiana  Fratelli  Ruffatti de  Pádua. La  construcción duró año y medio y el montaje 4 meses. Los cinco cuerpos fueron dispersos  en  el  inicio  y  reunidos  en 1962 en el coro, los cuales son accionados por una consola de cinco teclados y pedalera.

     Tiene 152 registros y cerca de 12.000 tubos de metal y madera. El mayor tubo es  de  madera  y  mide 11,50 m. El más pequeño es de metal y mide 9 milímetros. El mayor  tubo  de  metal  mide 9,50 m y  pesa 1.000 kg. Tiene 20 campanillas y cerca de 20 fuelles.

Columnata – Vía-Crucis – Imágenes

     El  conjunto  arquitectónico  es  obra  del  arquitecto  Antonio Lino. La Columnata tiene 200 columnas y medias columnas y 14 altares. Los tableros del Vía-Crucis, en cerámica, fueron hechos en la fabrica “Viúva Lamego” de Lisboa, con el dibujo de Lino Antonio y en colaboración con el ceramista Manuel Cagaleiro.

      Sobre la  columnata  hay 17 imágenes. Algunas  son  de  santos, cuyas  congregaciones  están  en Fátima. Otras son de santos que fueron apóstoles de Nuestra Señora mirando la Basílica, de la izquierda para la derecha; son 13 imágenes pequeñas:

     -Santa Teresa de Ávila (es un trabajo de Maria Amelia Carvalheira Silva, inaugurada el 10 de Mayo de 1970);

     -S. Francisco de Sales (es un trabajo de María Amelia Carvalheira Silva, inaugurada el 12 de Agosto de 1968);

     -S. Marcelino de Champagnat (es un trabajo de Vasco Pereira da Conceição, inaugurada el 20 de Mayo de 1967);

     -S. Juan Bautista de la Salle (es un trabajo de Víctor Manuel Maía Godinho Marques, inaugurada el 17 de Julio de 1964);

     -S. Alfonso M de Liborio (es un trabajo de Maria Amelia Carvalheira da Silva, inaugurada el 5 de Junio de 1960);

     -S. Juan Bosco con S. Domingo Sabio (es un trabajo de José Manuel Mouta Barradas, inaugurada el 1 de Mayo de 1960);

     -S. Luis María Griñon de Montfort (es un trabajo de Domingos Soares Branco, inaugurada el 13 de Octubre de 1960);

     -S. Vicente de Paúl (es un trabajo de José Fernandes de Sousa Caldas, inaugurada el 16 de Julio de 1961);

     -S. Simón Stock (es un trabajo de María Amelia Carvalheira da Silva, inaugurada el 7 de Agosto de 1962);

     -S. Ignacio de Loyola (es un trabajo de María Amelia Carvalheira da Silva, inaugurada el 27 de Septiembre de 1967);

     -S. Pablo de la Cruz (es un trabajo de Jaime Ferreira dos Santos, inaugurada el 12 de Octubre de 1968);

     -Santa Beatriz da Silva (es un trabajo de María Irene Vilar, inaugurada el 13 de Mayo de 1989).

Las 4 imágenes grandes son santos portugueses. De la izquierda para la derecha:

     -S. Juan de Dios (es un trabajo de Alvaro de Brée en 1953);

     -S. Juan de Brito (es un trabajo de Antonio Duarte da Silva Santos en 1953)

     -S. Antonio (es un trabajo de Leopoldo Neves de Almeida en 1953);

     -S. Beato Nuno de Santa María (Nuno Álvares Pereira) (es un trabajo de Salvador de Eça Barata Feio en 1953).

     Las imágenes grandes miden 3,20 m y las pequeñas 2,30 m.

     El órgano del recinto, en el coro a la izquierda del altar, fue construido por Yves Koenig de Sarre-Inion, Francia. Tiene 20 registros en dos  teclados  manuales  y  pedalera. Su  composición  permite  acompañar grandes celebraciones dominicales, desde la Pascua hasta Noviembre y las Peregrinaciones Aniversarias. También es utilizado por la escuela de Música del Santuario. El órgano tiene un  gran  número  de  juegos que  permiten  la  interpretación  de  un gran repertorio. Fue inaugurado en la Peregrinación de 12 y 13 de Mayo de 2001.

Capilla de Nuestra Señora de los Dolores

     Esta Capilla era la Capilla de Adoración. Está situada en la Casa de Nuestra Señora de los Dolores. Tiene una vidriera representando el “Milagro del Sol” que ocurrió en Cova da Iría el 13 de Octubre de 1917. La vidriera y la pintura del Altar representan el triunfo del Inmaculado Corazón de María y es un trabajo del pintor italiano P. Giovanni Lerario, de los Padres Conventuales. Fueron inaugurados en 1964.

Basílica de la Santísima Trinidad

     La intención  de  construir  una nueva  iglesia  en el Santuario  de  Fátima  surgió  en 1973. Ya en ese momento se pudo verificar que la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, consagrada en 1953, no tenía capacidad para acoger a los peregrinos, particularmente los Domingos y otros días festivos.

     En 1977 el Santuario  organizó un concurso  internacional, y el 19 de  Diciembre del año siguiente, un jurado internacional escogió la propuesta del arquitecto griego Alexandros Tombazis. La  obra se inició en Febrero de 2004, y la colocación de la primera piedra tuvo lugar el 6 de Junio de 2004, Solemnidad de la Santísima Trinidad.

     Fue  bendecida  el 12 de  Octubre  de 2007 por el Cardenal Tarsicio Bertone, secretario de estado del Vaticano y legado del Papa Benedicto XVI para la clausura del nonagésimo aniversario de las Apariciones de Nuestra Señora de Fátima.

     El edificio tiene forma circular con 125 metros de diámetro, sin apoyo intermedio y un volumen de casi 130.000 metros cuadrados. La altura del edificio  es de 18 metros.

     Dispone de un total de 8.638 lugares sentados, incluyendo 76 lugares para personas con dificultades motoras. Cuenta con sistema de ventilación, calefacción y aire acondicionado para regular la renovación de aire y la temperatura ambiente.

     La Puerta Principal, dedicada a Cristo, está realizada en bronce, tiene 8 metros de altura con un área de 64 metros cuadrados, compuesta por cuatro puertas, con un peso de 3.200 kg cada una.

     A ambos lados de la puerta principal, dos paneles de vidrio con cuatro citaciones bíblicas constituyen un  monumento  a  la  Palabra  de  Dios, a  la universalidad de los peregrinos de Fátima y a la Santísima Trinidad. Las puertas laterales, también en bronce, están dedicadas a los doce Apóstoles. Un texto bíblico gravado en la franja superior identifica al Apóstol.

     Colocado en el frontal del altar, está un fragmento de mármol de la tumba del Apóstol S. Pedro, sobre la cual está construida la Basílica del Vaticano, con la inscripción siguiente: "Fragmento de piedra retirado del sepulcro de S. Pedro Apóstol y bendecido por el Sumo Pontífice  el día 9 de  Marzo del Año del Señor 2004". Esta reliquia, según el Papa Juan  Pablo II, que la ofreció  al Santuario  de Fátima, debe  servir de estímulo  para  todos  cuantos  vengan  a  visitar  el  nuevo  templo, en el sentido  de cultivar la unión a la autoridad suprema de la Iglesia.

     El Crucifijo en bronce y suspendido sobre el altar, tiene 7,5 metros de altura y se encuentra sobrepuesto al Cordero del panel. Representa a Cristo que se ofreció voluntariamente por nosotros, vivo, glorioso, dispuesto a abrazar el mundo y a desprenderse de la cruz.

     La  Imagen  de  Nuestra  Señora  de  Fátima, escultura de libre creación, representa a Nuestra Señora joven, con los brazos abiertos y dejando ver el Corazón Inmaculado y el Rosario. Esculpida en mármol de Carrara.

     El panel del Presbiterio, mosaico con cerca de 500 metros cuadrados, cubre la pared curva del fondo del  presbiterio,  realizado  en  terracota  dorada  y  moldeada  manualmente. El  color del  oro significa la  santidad y la fidelidad a Dios. Habiendo varios Sagrarios en este complejo y previéndose que este templo venga  a ser muy visitado, no  hay  un  sagrario, pero se encuentra una Capilla  para la Sagrada Reserva Eucarística por detrás de la zona del altar.

     En plano subterráneo y entre la Iglesia de la Santísima Trinidad y el recinto del Santuario, está el área de la Reconciliación, teniendo acceso a la zona a través de dos escaleras y dos rampas. También en esta zona  se  encuentran  las  Capillas  del  Sagrado  Corazón  de  Jesús, con 16  confesionarios, Capilla  del Inmaculado  Corazón  de  María,  con 12  confesionarios, Capilla  de  la  Muerte  de Jesús  con  600 lugares y la Capilla del Santísimo Sacramento, destinada al Lausperene, con 200 lugares. En el exterior, al Nordeste de la nueva Iglesia, se encuentran la estatua  de  3,5  metros,  en  bronce,  de  Juan  Pablo  II  y  la  estatua  del  Papa  Pablo  VI,  de   rodillas, representando  su  peregrinación  a  Fátima  en 1967. Al suroeste de  la Iglesia está la estatua de Pio XII, realizada en mármol blanco.     

Sala de video

     La sala de video está cerca de la salida lateral norte del santuario, por detrás de la encina grande. Hay 50 asientos y se puede ver videos sobre el Mensaje de Fátima.

Casas de Retiros de Nuestra Señora del Carmen y de Nuestra Señora de los Dolores

     En el lado norte y sur del recinto de oraciones hay dos edificios: casa de Retiros de Nuestra Señora de los Dolores y de Nuestra Señora del Carmen. Hay alojamientos para retiros y encuentros para enfermos y para participantes de organizaciones católicas.

     La Casa de Nuestra Señora del Carmen fue inaugurada por el Cardenal D. Antonio Ribeiro el 13 de Mayo de 1986. Aquí están la Rectoría, el SEAD (Servicio de Administración), SEPE (Sevicio de Peregrinos), SEAL (Servicio de Alojamiento), SESDI (Servicio de Estudios y Difusión), SEPALI (Servicio de Liturgia) y el Museo.

     En la entrada se puede ver una imagen de Nuestra Señora de 1931. Es un trabajo del escultor Antonio Teixeira Lopes que la ha ofrecido al santuario en 1932.

Centro Pastoral Pablo VI

     El Centro Pastoral Pablo VI está situado al otro lado de la Avenida D. José Alves Correia da Silva. Tiene ese nombre en homenaje al Papa peregrino de Fátima el 13 de Mayo de 1967.

     La primera piedra fue bendecida el 13 de Mayo de 1979 por el Cardenal  Franjo  Seper, entonces  prefecto

de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la fe. El centro fue inaugurado por el Papa Juan Pablo II el 13 de Mayo de 1982.

     Tiene 4 pisos y un área de 14.000 m2. Es un trabajo del arquitecto José Carlos Loureiro  de  Oporto.

     Hay un gran anfiteatro con 2.124 lugares, sala s para  encuentros, una  capilla y  dormitorios  con  self  service.

     El centro tiene obras de arte:

     -“La Pastorcita”: en bronce en la entrada; es un trabajo del escultor José Rodrigues;

     -“Cristo resucitado”: en bronce y mide 4 m. Está en el anfiteatro y es un trabajo del Prof. Lagoa Henriques.

     -“Madre del Bueno Pastor”: es una imagen de Nuestra Señora en mármol de Estremoz y está en la sala del “Bueno Pastor”.  Es un trabajo de la escultora Graça Costa Cabral.

     -“Cristo Crucificado”: en madera y está en la sala “Bueno Pastor”. Es un trabajo de la escultora Maria Irene Vilar.

     -Vidriera representando el Bueno Pastor: está en la capilla y es un trabajo del pintor Júlio Resende.

     -Imagen de Nuestra Señora: delante del edificio. Es un trabajo del escultor Domingo Soares Branco.

OTROS  LUGARES

     Hay lugares que son complementarios y que están cerca del camino que los pastorcitos tomaban de Aljustrel para la Cova da Iría. Los lugares son complementarios porque completan el conocimiento que merece la visita al Santuario.

Casa de Francisco y Jacinta

     Aquí nacieron los Beatos Francisco y Jacinta, los dos hijos más pequeños de la familia Marto.

El cuarto a la izquierda fue donde Francisco murió después de una enfermedad de tres meses. Nuestra Señora se apareció allí a los dos pastorcitos.

La casa pertenece al santuario desde el 9 de Noviembre de 1996. Más tarde fue reconstruida.

Casa de Lucia

      Lucía nació en esta casa y vivió allí hasta sus 14 años. Lucía de Jesús  era  la  más  pequeña  de  seis hermanos. Fue en esta casa donde tuvieron lugar los primeros interrogatorios a los pastorcitos. En el huerto hay higueras, bajo cuya sombra los niños jugaban.

Lucía ofreció la casa al santuario el 17 de Noviembre de 1981. El Santuario tomó posesión  de  la casa  en 1986.

     Alrededor  de  la  casa, el  espacio  fue  modificado  y  se  construyó  un  nuevo  puesto  de  acogida e informaciones, que fue inaugurado el 13 de Agosto de 1994.

Casa-Museo de Aljustrel

     Cerca de la casa de Lucía, está la Casa-Museo de Aljustrel. Era de Maria Rosa, madrina de bautismo de Lucía.  Fue  un  centro  de  etnografía  regional. Más  tarde,  fue  adquirido  por  el  Santuario. La  casa  fue reconstruida e inaugurada el 19 de agosto de 1992. El Museo nos muestra cómo era la vida en el pueblo en la época de las apariciones.

Pozo del Arneiro

     El Pozo del Arneiro fue donde el Ángel de Portugal apareció en el verano de 1916. También fue en el pozo que Jacinta tuvo una visión del santo Padre, llorando y rezando de rodillas en una casa muy grande.

     Las  imágenes  del  Ángel  de  Portugal y de los tres pastorcitos son de la escultora María Irene Vilar y fueron inauguradas el 13 de Octubre de 1992.

Valinhos

     Valinhos es el lugar donde Nuestra Señora se apareció por 4ª vez, el 19 de Agosto de 1917. Está entre la VIII y IX estaciones del Vía-Crucis. El monumento fue ofrecido por los católicos húngaros y inaugurado el 12 de Agosto de 1956. La imagen es un trabajo de la escultora María Amelia Carvalheira da  Silva  y  el  nicho del arquitecto Antonio Lino.

 Loca do Cabeço o Loca do Anjo

      Según la Hermana Lucía, es el lugar donde el Ángel se apareció a los Pastorcitos  la  primera y tercera vez.

     Aquí el Ángel les dio la Comunión y les enseñó las oraciones:

“Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.”

      “Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los Sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos  de  su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres  pecadores.”

     Las imágenes del Ángel y de los tres Pastorcitos  son  de María  Amelia  Carvalheira  da Silva. Fueron inauguradas el 12 de Agosto de 1958. La verja de hierro es obra de Domingo Soares Branco.

Vía-Crucis - Calvario

     El Vía-Crucis empieza en la Rotonda Sur (Rotonda de Santa Teresa de Ourém) y sigue el camino  que los pastorcitos tomaban para la Cova da Iría. Termina en la Capilla de San Esteban (Calvario Húngaro). Las 14  estaciones  y  la  capilla  fueron  ofrecidas  por  los  católicos  húngaros  refugiados  en  los  países  de Occidente, según idea del P. Elías Kardos (húngaro). Es un trabajo del arquitecto húngaro Ladislau Marec.

     La primera piedra del Vía-Crucis fue bendecida el 21 de Junio de 1959 y la primera piedra de la Capilla el 11 de Agosto de 1962.

     Las estaciones del Vía-Crucis y la Capilla de San Esteban fueron bendecidas el 12 de Mayo de 1964.

     La XV estación del Vía-Crucis fue inaugurada y bendecida el 13 de Octubre de 1992. Fue ofrecida por la parroquia húngara de Lajosmize que estuvo  representada  en  la  inauguración  por  el  Padre  P. Asztalos

Jósef  y  por  un  grupo  de  parroquianos. Estuvieron  también  dos  obispos  húngaros  y  el embajador de Hungría en Portugal. Fue una señal de gratitud por la resurrección de Hungría.

     Los cuadros de las estaciones y la imagen de Nuestra Señora Patrona de Hungría en la Capilla son un trabajo  de  Maria  Amelia  Carvalheira  da  Silva. Las  imágenes  en  el Calvario son del escultor Domingo Soares Branco.

     Las once vidrieras de la Capilla son del pintor húngaro Pedro Prokop y representan Santos húngaros.

     Los dos grandes mosaicos en el techo de la Capilla (1994) representan la aparición de Nuestra Señora a los tres pastorcitos (rodeada de los siete dolores) y la consagración de la nación húngara a Nuestra Señora, realizada por el rey Santo Esteban (rodeada de las siete alegrías). Los mosaicos son de Pedro Prokop y fueron realizados en Roma con piedras de mármol traídas de todo el mundo.

 Iglesia Parroquial

      La Iglesia Parroquial está a 1 km de Aljustrel y a 2 km del santuario. En la entrada, a la izquierda de la puerta principal está la Pila Bautismal donde los Pastorcitos fueron bautizados. Fue también aquí donde Lucía  hizo  su  Primera  Comunión, Francisco  pasaba horas  en oración y Jacinta tuvo una aparición de Nuestra Señora que le enseño a meditar el rosario. En  el  último altar, a  la  derecha, está  la  imagen  de Nuestra Señora del Rosario que Lucía ha mencionado en sus  memorias  cuando  habla  de  su  Primera Comunión.

     En el exterior hay una imagen de Nuestra Señora y de los Beatos Francisco y Jacinta. Es un trabajo de Prof. Jaime Santos y fueron esculpidas por Manuel Machado. Las dos imágenes fueron bendecidas el 21 de Mayo de 2000 por P. Antonio Lopes de Sousa, capellán del Santuario.

D. José Alves Correia da Silva

     D. José Alves Correia da Silva era el Obispo de la Diócesis de Leiria después de las apariciones. Vino a Cova da Iría la primera vez el 14 de Septiembre de 1921. Escribió el primer documento acerca de las apariciones el 3 de Mayo de 1922 nombrando la Comisión del Proceso Canónico. Presidió por primera vez una ceremonia oficial en Cova da Iría el 26 de Junio de 1927.

     El 13 de Octubre de 1930 en la Carta Pastoral “La Divina Providencia” declaró las apariciones dignas de fe y autorizó el culto de Nuestra Señora de Fátima.

Cardenal Ángelo Rocalli

Futuro Papa Juan XXIII, vino a Fátima como Cardenal de Venecia el 13 de Mayo de 1956.

Papa Pablo VI

      Vino a Fátima, como peregrino, el 13 de Mayo de 1967, año del cincuentenario de las apariciones.

Cardenal Albino Luciani

      Futuro Papa Juan Pablo I, vino a Fátima como Cardenal de Venecia el 10 de Julio de 1977.

Papa Juan Pablo II

      Vino a Fátima como peregrino el 12 y 13 de Mayo de 1982 para agradecer a Nuestra Señora el haber salvado la vida del atentado del 13 de Mayo de 1981, en la Plaza de S. Pedro. Volvió a Fátima el 13 de Mayo de 1991 y el 13 de Mayo de 2000.

María Carreira – María de la Capilla

Primera servidora de Nuestra Señora. Murió el 21 de Marzo de 1949.

João Carreira – João de la Capilla

Hijo de María Carreira, fue el primer sacristán de la Capilla de las Apariciones. Vivió sus últimos años en el santuario, donde murió el 6 de Abril de 1975. Nuestra Señora habló de él en una de las apariciones.

Padre de Lucía – António dos Santos

Nació el 3 de Enero de 1868 y murió el 31 de Julio de 1919.

Madre de Lucía – Maria Rosa

Nació el 6 de Julio de 1869 y murió el 16 de Julio de 1942.

Madre de Francisco y Jacinta – Olimpia de Jesus

Nació el 31 de Mayo de 1869 y murió el 3 de Abril de 1956.

Padre de Jacinta y Francisco – Manuel Pedro Marto

Conocido como “Tío Marto”, nació el 30 de Julio de 1873 y murió el 3 de Febrero de 1957.

La hermana de Lucía – Maria dos Anjos, nació en Aljustrel el 13 de Agosto de 1891 y murió el 26 de Agosto de 1896.

Era muy conocida porque los peregrinos hablaban con ella para conocer lo que ocurrió en las apariciones y para saber cómo era la vida de los Pastorcitos. Era la mayor de los hermanos de Lucía.

 Monumento al Peregrino

      El monumento al peregrino está en la Rotonda de Nuestra Señora de la Encarnación (Rotonda Norte). Fue bendecido por D. Serafim de Sousa Ferreira e Silva el 27 de Octubre de 1990.

     Es una iniciativa del Rotary Club de Fátima en homenaje al peregrino anónimo que vino, acreditó y difundió el nombre de Fátima.

Monumento a los Pastorcitos

     El monumento a los Pastorcitos está en la Rotonda de Santa Teresa de Ourém (Rotonda Sur). Es un trabajo del escultor Fernando Marques y del arquitecto Francisco Marques, (padre e hijo).

     Los Pastorcitos están representados caminando en una base sinuosa, relacionada con el camino de Aljustrel para Cova da Iría. No solo es un camino físico para el lugar de pastoreo  y,  consecuentemente, para lugar de las apariciones, pues también es camino espiritual para la inmortalidad, en  una  ascensión infinita. El elemento vertical en el extremo representa la relación entre la tierra y el cielo dirigiendo la mirada hacia lo alto.

     Las imágenes son de piedra y el elemento vertical de acero inoxidable.

Hay agua en uno de los lados haciendo relación a la laguna de Carreira del tiempo de la Apariciones.

     El monumento fue una iniciativa de la Asociación de Fátima Cultural y fue inaugurado y bendecido el 10 de Junio de 1997 por D. Serafín de Sousa Ferreira e Silva.

Monumento al Ángel de Portugal

      El monumento al Ángel de Portugal está al final de la calle Rua Ánjo de Portugal, dando el nombre a la rotonda. Es un trabajo del escultor João de Sousa Araújo.

     La escultura es de bronce y tiene una base de piedra de la región. Alrededor tiene vegetación típica de la Serra D’Aire.

     La iniciativa es de la Associação Fátima Cultural para conmemorar los 80 años de las apariciones del Ángel a los Pastorcitos.

     La inauguración fue el 29 de Septiembre de 1996, día de la Fiesta Litúrgica de los Arcángeles S. Miguel, Gabriel y Rafael.

LOS PASTORCITOS

Lucía de Jesús Santos

  Lucía nació en Aljustrel, Fátima, el 22 de Marzo de 1907. Fue bautizada el 30 de Marzo de 1907.

Salió de Fátima e ingresó en el asilo de Vilar en Oporto el 17 de Junio de 1921. Fue para Tuy, España, el 24 de Octubre de 1925 donde ingresó como postulante en el Instituto de Santa Dorotea y en el 26 de Octubre marchó para el convento de Pontevedra. El 20 de Julio de 1926 regresa a Tuy, donde comienza noviciado el 2 de Octubre de 1926.

Hizo su profesión religiosa de votos temporales el 3 de Octubre de 1928 y los perpetuos el 3 de Octubre de 1934, en Tuy. Lucía regresó a Portugal el 17 de Mayo de 1946 y estuvo en Fátima en el 20 a 22 de Mayo.

Lucía ingresó en el Carmelo de Santa Teresa en Coímbra el 25 de Marzo de 1948 y tomó el nombre de Hermana Maria Lucía de Jesús y del Corazón Inmaculado. Volvió a Fátima: el 13 de Mayo de 1967 en el cincuentenario de las apariciones a petición del Papa Pablo VI; el 12 y 13 de Mayo de 1982; el 12 y 13 de Mayo de 1991; el 12 y 13 de Mayo de 2000 en las peregrinaciones del Papa Juan Pablo II.

Nuestra Señora se le apareció el:

-26 de Agosto de 1923, en el Asilo de Vilar;

-10 de Diciembre de 1925 y 15 de Febrero de 1926 en Pontevedra (la revelación de la devoción de los cinco primeros sábados);

-13 de Junio de 1929 en Tuy (petición de la consagración de  Rusia y la aparición de la Santísima Trinidad).

El 17 de Diciembre de 1927, la Hermana Lucía escribió las apariciones de Pontevedra: de Nuestra Señora y del Niño Jesús el 10 de Diciembre de 1925;  y del Niño Jesús el 15 de Febrero de 1926.

Por orden del obispo de Leiria, D. José Alves Correia da Silva, Lucía escribió sus Memorias:

-Primera Memoria en Diciembre de 1935 acerca de Jacinta.

-Segunda Memoria el 21 de Noviembre de 1937 acerca de las apariciones del Ángel y de Nuestra Señora.

-Tercera Memoria el 31 de Agosto de 1941, las dos partes del secreto: la visión del infierno y la devoción al Inmaculado Corazón de Maria.

-Cuarta Memoria el 8 de Diciembre de 1941 acerca de Francisco y la descripción pormenorizada de las Apariciones del Ángel y de Nuestra Señora.

-Quinta Memoria el 23 de Febrero de 1989 acerca de su padre.

-Sexta Memoria el 25 de Marzo de 1993 acerca de su madre.

-Estas dos últimas a petición del Sr. Rector del Santuario.

En Diciembre de 2000, fue editado su libro “Apelos da Mensagem de Fátima”. Son textos que la Hermana Lucia escribió durante varios años como respuesta a preguntas que le iban haciendo. El libro es para los peregrinos de Fátima y fue terminado el 25 de Marzo de 1997.

Francisco Marto

Francisco nació el 11 de Junio de 1908 en Aljustrel, Fátima. Fue bautizado el 20 de Junio de 1908.

Cayó enfermo, víctima de neumonía en Octubre de 1918.

Falleció en Aljustrel el 4 de Abril de 1919. Francisco fue sepultado en el cementerio de Fátima. El 17 de Febrero de 1952, sus restos mortales fueron exhumados y después fue trasladado para la Basílica del Santuario el 13 de Marzo del mismo año.

Su gran preocupación era “consolar a Nuestro Señor”. El espíritu de amor y reparación por las ofensas cometidas contra Dios fue la característica de su vida tan corta. Pasaba horas en oración “pensando en Dios”. Era un contemplativo.

Fue beatificado por el Santo Padre el 13 de Mayo de 2000.

Jacinta Marto

Jacinta nació el 11 de Marzo en Aljustrel, Fátima. Fue bautizada el 19 de Marzo del mismo año.

Cayó enferma, víctima de neumonía en Octubre de 1918. Estuvo internada en el Hospital de Vila Nova de Ourém del 1 de Julio hasta 31 de Agosto de 1919 y más tarde en el Hospital D. Estefanía, en Lisboa desde el 2 de Febrero de 1920, donde murió el 20 de Febrero de 1920.

Desde el 21 de Enero hasta el 2 de Febrero de 1920, Jacinta estuvo en el orfanato de Nuestra Señora de los Milagros, en la calle de la Estrella, en Lisboa, una casa fundada por D. María da Purificaçao Godinho, a quien Jacinta llamaba “Madrinha”.

Fue celebrada una misa de cuerpo presente en la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en Lisboa, donde su cuerpo estuvo hasta el 24, día en que su tumba fue transportada para el cementerio de Vila Nova de Ourem. Allí quedó…

Allí se quedó en el sepulcro de la familia del Barón de Alvaiázere, en el día 12 de Septiembre de 1935, Jacinta fue trasladada para el cementerio de Fátima y entonces su ataúd fue abierto. El 30 de Abril de 1951 fue hecho el reconocimiento canónico del cuerpo. Jacinta fue finalmente trasladada para la Basílica del Santuario el 1 de Mayo de 1951.

Nuestra Señora se le apareció cinco veces en la Cova da Iría y una en Valinhos. Pero también se le apareció unas veces más en su casa cuando estaba enferma, en la iglesia parroquial  el Jueves de Ascensión y en Lisboa (en el orfanato y en el hospital).

Jacinta tuvo una visión del Santo Padre en el Pozo del Arneiro y otra más en Loca do Cabeço.

El espíritu de sacrificio fue característica en su vida llevada por la preocupación de la salvación de los pecadores y del desagravio del Inmaculado Corazón de Maria; de todo ofrecía sacrificio a Dios, como el Ángel les dijo, diciendo la oración que Nuestra Señora les había enseñado: Oh Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en desagravio por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María.

Tenía un gran amor al Inmaculado Corazón de Maria, al Santo Padre y a los pecadores. Fue el Dr. Eurico Lisboa el que recomendó la ida de Jacinta a Lisboa y el Dr. Leonardo de Sousa Castro Freire quien la operó el 10 de Febrero de 1920.

Jacinta fué beatificada en Fátima por el Santo Padre el 13 de Mayo de 2000.

BEATIFICACIÓN DE LOS DOS PASTORCITOS

D. José Alves Correia da Silva había tomado posesión de la Diócesis de Leiria el 4 de Agosto de 1920. Pero hasta el 3 de Mayo de 1922 no publicó una Provisión creando una comisión de peritos para analizar, con rigor e imparcialidad, los hechos ocurridos en Fátima.

El informe de la Comisión Canónica quedó concluido el 13 de Abril de 1930, entregado al Sr. Obispo lo aprueba al día siguiente. De este informe podemos transcribir los siguientes párrafos: “Nada prueba que alguno de los niños faltase conscientemente a la verdad. Nada prueba, tampoco, que alguno de ellos llegase a ser víctima de cualquier ilusión o alucinación. Nadie puede dudar de su sinceridad.”

“Las terribles amenazas que les fueron dirigidas, hasta por la misma autoridad administrativa y las duras provocaciones que fueron sujetos, aunque logran intimar a Jacinta y a Francisco hasta el punto de hacerles llorar, no les impiden mantenerse en sus afirmaciones y ni siquiera son capaces de arrancarles el secreto que la aparición les comunicó religiosa e inviolablemente con una fidelidad y una firmeza a toda prueba, imposible de explicar en su tan tierna edad sin una asistencia  especial de lo Alto.”

“La sensatez de sus respuestas, unida a una ingenuidad infantil, revela un espíritu normal, una imaginación serena y calma, un buen sentido común fuera de lo vulgar.”

“La actitud tanto de los padres de Lucía como de los padres de Francisco y Jacinta, correcta y absolutamente desinteresada, favorece aún más la veracidad de los niños”.

“La muerte edificante de Francisco Marto y la muerte no menos edificante de su hermana Jacinta, verdaderamente extraordinaria por las circunstancias que la envolvieron, con la confirmación implícita hecha tanto por uno como por la otra, de todas las declaraciones, que hasta entonces habían hecho relativas a las apariciones, son elementos de prueba que no se deben despreciar.”

“Y como confirmación última, definitiva y irrefragable de que la Santísima Virgen apareció en Fátima para salvación de tantas almas, está ahí para atestiguarlo la larga serie de curas milagrosas, muchas de ellas constatadas como tales por el veredicto de la ciencia.”

En estos términos, D. José Alves Correia da Silva, por la carta pastoral fechada el 30 de Octubre de 1930: “Declara dignas de fe las apariciones a los niños en la Cova da Iría, Fátima, en los 13 de Mayo a Octubre de 1917.” “Permite oficialmente el culto de Nuestra Señora de Fátima.”

Así, dadas las señales de veneración manifestadas por el pueblo a los videntes fallecidos, en buena hora en 1946 se iniciaron los primeros pasos para sus Causas de Canonización. Los procesos de Beatificación comenzaron el 30 de Abril de 1952. Con la publicación de las Posiciones sobre la santidad de vida, virtudes y milagros de los dos Pastorcitos, documentos firmados por el entonces Canónigo Juan Pereira Venancio, mas tarde Obispo de la Diócesis de Leiria.

Los procesos fueron enviados a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, en el Vaticano: de Jacinta el 2 de Julio de 1979, de Francisco el 3 de Agosto del mismo año.

Los dos procesos tuvieron un curso favorable, y el 13 de Mayo de 1989, el Santo Padre Juan Pablo II decretó solemnemente la Heroicidad de las Virtudes de lo Siervos de Dios, Francisco y Jacinta Marto, concediéndoles el título de Venerables.

Pero como era necesario un milagro para la beatificación de los no-mártires (era la situación de los dos videntes) y el milagro debería ser reconocido científicamente,  así fue presentado el caso de Maria Emilia Santos que estuvo paralitica durante 22 años e insensible de la cintura para abajo; La enferma ha hecho sucesivas novenas a los pastorcitos. En la noche del 25 de Marzo de 1987, ha escuchado una voz que le ha dicho: “Siéntate que puedes”.

Pasó a ir en silla de ruedas y continuó haciendo sus novenas. El día 20 de Febrero de 1989, día del aniversario de la muerte de Jacinta, consiguió levantarse, dio sus primeros pasos sin dolores y a caminar libremente.

Después de los exámenes efectuados en Roma, la cura fue científicamente confirmada por unanimidad como un milagro por la Consulta Médica del Vaticano. El caso siguió para la apreciación de los Consultores Teólogos y también de la Asamblea de los Obispos y Cardenales de la Congregación de los Santos. Recibiendo el parecer favorable, el caso fue presentado al Santo Padre Juan Pablo II el 28 de Junio de 1999 que ordenó la promulgación del respectivo decreto. Así, el periódico del Vaticano L’Osservatore Romano, año XXX, n. 27 del 3 de Julio de 1999, p.2, publicó la noticia, atribuyendo el milagro a la intercesión de los Venerables Francisco y Jacinta Marto; El texto fue publicado en Acta Apostolicae Sedis, año y volumen XCII, n. 1 del 10 de Enero de 2000, p. 74-75.

Finalmente, el 13 de Mayo de 2000, en el Santuario de Fátima, en la celebración eucarística, el Papa Juan Pablo II declaró solemnemente:”Concedemos que de hoy en adelante los Venerables Siervos de Dios Francisco Marto y Jacinta Marto sean llamados Beatos, y pueda celebrarse anualmente, en lugares y forma según derecho, la fiesta de Francisco y Jacinta Marto en el 20 de Febrero.”

LAS APARICIONES DEL ÁNGEL  EN 1916

Las apariciones del Ángel en 1916 fueron una preparación de los pastorcitos para el encuentro con Nuestra Señora. También fueron una invitación a la oración y al sacrificio de lo que los Pastorcitos llegaron a ser el mejor ejemplo.

1 Aparición – en Loca do Cabeço (Cueva de Cabezo).

El Ángel dijo:

“¡No temáis! Soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo. Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman. Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas.”

Hermana  Lucía  dice:  “La  atmósfera  sobrenatural  que  nos  envolvía  era  tan intensa, que casi no nos dábamos cuenta de nuestra propia existencia  por  un  largo  espacio  de  tiempo,  permaneciendo  en  la posición que nos había dejado, repitiendo  siempre  la misma oración. La presencia de Dios se sentía tan intensa e íntima, que ni entre nosotros mismos nos atrevíamos a hablar. Al día siguiente todavía sentíamos el alma envuelta en esa atmósfera que solamente iba desapareciendo muy lentamente. En esta aparición, nadie pensó en hablar ni en recomendar el secreto. Ella, por sí, lo impuso. Era tan íntima que no era fácil pronunciar sobre ella la menor palabra. Nos hizo tal vez mayor impresión por ser la primera tan manifiesta.” (H. Lucía, Memoria IV)

2 Aparición – en el Pozo (Poço do Arneiro)

- ¿Qué hacéis?  Rezad,  rezad  mucho.  Los  Santísimos  Corazones  de  Jesús  y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios.

- ¿Como nos hemos de sacrificar?, le pregunté.

- En todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio como acto de reparación por los pecados con que Él

es ofendido y como súplica por la conversión de los pecadores. Atraed así sobre vuestra Patria la paz. Yo soy  el  Ángel  de  su  guarda,  el  Ángel  de  Portugal. Sobre  todo, aceptad  y  soportad, con sumisión, el sufrimiento que el Señor os envíe.” (Memoria II)

3 Aparición - en Loca do Cabeço (Cueva del Cabezo)

“Nos levantamos  para  ver lo que pasaba y vimos al Ángel, que tenía en la mano izquierda un Cáliz, sobre el cual había suspendida una Hostia, de la que caían unas gotas de Sangre dentro del Cáliz. El Ángel dejó suspendido  en  el  aire  el  Cáliz, se  arrodilló  junto  a  nosotros, y nos  hizo repetir tres veces: “ Santísima Trinidad, Padre,  Hijo,  Espíritu  Santo,  os  ofrezco  el  preciosísimo  Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro  Señor  Jesucristo,  presente  en  todos  los  Sagrarios de  la  tierra, en reparación  de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que El mismo es ofendido. Y por méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores”.

Después se levanta, toma en sus manos el Cáliz y la Hostia, me da la Sagrada Hostia a mí y la Sangre del Cáliz la divide entre Jacinta y Francisco, diciendo al mismo tiempo: Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios.” (Memoria IV)

LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA

1 Aparición – 13 de Mayo

“- No tengáis miedo. No os voy a hacer daño.

  - ¿De dónde es Usted? – le pregunté.

  - Soy del Cielo. (...) Vengo a pediros que vengáis aquí seis meses seguidos, el día 13 a esta misma hora. Después os diré quién soy y lo que quiero. ¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que El quisiera enviaros, en acto de desagravio por los pecadores?  Rezad el Rosario todos los días,  para alcanzar la paz para el mundo y el fin de la guerra.” (Memoria IV)

2  Aparición - 13 de Junio

  -¿Qué quiere Usted de mí? - pregunté.

  - "Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene; que recéis el Rosario todos los días y que aprendáis a leer. Después diré lo que quiero.

  Pedí la curación de un enfermo.

  - "Si se convierte, se curará durante el año".

  - Quería pedirle que nos llevase al cielo.

  - "Sí; a Jacinta y a Francisco los llevaré pronto; pero tú quedarás aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para darme a conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón".

  - ¿Me quedo aquí sola? - pregunté con pena.

  -"No, hija. ¿Y tú sufres mucho? No te desanimes; Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el  camino que te conducirá hasta Dios". (Memoria IV)

Aparición – 13 de Junio

3 Aparición – 13 de Julio

“-¿Qué quiere Usted de mí? – pregunté.

 - Quiero que vengáis aquí el día 13 del mes que viene; que continuéis rezando el Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella lo puede conseguir.

 - Quería pedirle que nos dijera quién es Usted, que haga un milagro para que todos crean que Usted se nos aparece.

 - Continuad viniendo aquí todos los meses. En octubre diré quién soy, y lo que quiero y haré un milagro que todos han de ver para creer. (...) Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas  veces, en  especial cuando  hagáis  algún  sacrificio: Oh Jesús, es  por  tu  amor, por  la  conversión  de  los pecadores y en desagravio por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María. Habéis visto el infierno, a donde  van  las  almas  de los  pobres  pecadores; para  salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hicieran lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz..., vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón, y la Comunión reparadora de los primeros sábados. Si  atendieran  mis  peticiones, Rusia  se  convertirá  y  habrá  paz; si  no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Por fin, mi  Inmaculado  Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo algún tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre la doctrina de la Fe. Cuando recéis el Rosario, diréis, después de cada misterio: ¡Oh Jesus mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva todas las almas al cielo, principalmente las más necesitadas!” (Memoria IV)

   4 Aparición – 19 de Agosto en Valinhos

“- ¿Qué es lo que Usted quiere de mí?

 - Quiero que sigáis yendo a Cova de Iría el día 13; que continuéis rezando el Rosario todos los días. El último mes haré un milagro para que todos crean.

 - ¿Qué es lo que Usted quiere que se haga con el dinero que la gente deja en Cova da Iría?

 - Que hagan dos andas. El dinero de las andas es para la fiesta de Nuestra Señora del Rosario; lo que sobre es para ayudar a una capilla que deben hacer. Rezad, rezad mucho y haced  sacrificios  por  los pecadores, pues van muchas almas al infierno, por no haber quien se sacrifique y ruegue por ellas.” (Memoria IV)

5 Aparición – 13 de Septiembre

“- Continuad rezando el Rosario, para alcanzar el fin de la guerra. (...) Dios está contento con vuestros sacrificios pero no quiere que durmáis con la cuerda; llevadla sólo durante el día.” (Memoria IV)

6 Aparición – 13 de Octubre

“- ¿Qué es lo que Usted quiere de mí?

 - Quiero decirte que hagan aquí una capilla en mi honra; que soy la Señora del Rosario; que continúen rezando el Rosario todos los días. No ofendan más a Dios Nuestro Señor, que  ya  está  muy  ofendido.

Y, abriendo las manos, las hizo reflejarse en el sol. Y, mientras se elevaba, continuaba el reflejo  de  su propia luz proyectándose en el sol.”  (Memoria IV)

Consagración del Mundo al Inmaculado Corazón de María

Pío XII consagró por la primera vez el mundo al Inmaculado Corazón de Maria el 31 de Octubre de 1942. Renovó la consagración el 8 de Diciembre de ese mismo año.

Pablo VI renovó la consagración el 21 de Noviembre de 1964.

Juan Pablo II renovó la consagración: el 7 de Junio de 1981 en la clínica donde estuvo internado en Roma; 8 de Diciembre de 1981 en Roma; 13 de Mayo de 1982 en Fátima; 16 de Octubre de 1983 en la Plaza de S. Pedro; 25  de  Marzo  de 1984  en  la  Plaza  de San Pedro  delante de  la  Imagen  de la Capilla de las Apariciones; 13 de Mayo de 1991 en Fátima. Rusia fue consagrada el 7 de Julio de 1952 por Pío XII.

Consagración del Millennium al Inmaculado Corazón de María

Juan Pablo II consagró el Millennium al Inmaculado Corazón de Maria en Roma en la Plaza de S. Pedro en el día 8 de Octubre de 2000 en el Jubileo de los Obispos  y ante la Imagen de Nuestra Señora de Fátima de la Capilla de las Apariciones. Cerca de 1500 obispos estaban.

EL MENSAJE DE FÁTIMA EN PONTEVEDRA (ESPAÑA)

1.   La promesa de venir a Pontevedra: 13 de julio de 1917.

     En Pontevedra (España), decimos, la Virgen María vino a cumplir la promesa hecha en Fátima, el día 13 de julio de 1917, de pedir la comunión reparadora de los primeros sábados y la consagración  de  Rusia al Corazón de María. De esto último hablaremos en  otro  opúsculo, próximo  a  aparecer. Vamos a referirnos ahora únicamente a lo sucedido en Pontevedra, a fines del año 1925 y a principio del año 1926.

     Lucía de Jesús llega a Pontevedra, para  iniciar  su  preparación  para  el  Noviciado  de  la  Religiosas Doroteas, a fines de octubre de 1925. Durante más de cuatro años, abandonando a su casa de Aljustrel y los lugares inolvidables  de  las  Apariciones, ha  estado  educándose, como  interna, en un colegio  de la ciudad  de  Porto. Es  allí  donde  siente la llamada de Dios para la vida religiosa, y, desde allí, parte para Pontevedra a comenzar los meses preparatorios para el noviciado.

     Las Religiosas Doroteas habían alquilado la antigua casa de los Marqueses de Riestra, en la Travesía de Isabel II, muy cerca de la hoy Basílica Santa María la Mayor. Es allí donde Lucía ocupa una habitación, hoy convertida en oratorio, y donde tiene lugar la Aparición de la Virgen, que viene a cumplir lo prometido en la Cova de Iría.

     Recordemos primero el texto literal de Lucía en que la Virgen promete esta Aparición de Pontevedra. Lucía acababa de pedir, en ese 13 de julio de 1917, a la Virgen un milagro para que todos creyesen en sus apariciones. El texto de Lucía sigue literalmente así:

     “En octubre diré quién soy y lo que quiero; y haré un milagro para que todos crean.

     Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas veces, especialmente siempre que hiciereis algún sacrificio:

     ‘Oh Jesús, es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores, y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María.’

     Al decir estas últimas palabras, abrió de nuevo las manos, como en los meses pasados. El reflejo parecía penetrar en la tierra; y vimos como un mar de fuego:

     Sumergidos en este fuego (estaban) los demonios y las almas, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana, que fluctuaban en el incendio, llevada por las llamas que de las mismas salían, juntamente con nubes de humo. Caían  hacia todas partes, semejantes al caer de las pavesas en los grandes incendios, sin peso ni equilibrio; entre gritos y gemidos de dolor y desesperación, que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Debe haber sido a la vista de esto  que  yo  di aquel ‘Ay’,  que dicen haberme oído.

     Los  demonios  distinguíanse  por  sus  formas  horribles  y  asquerosas  de  animales  espantosos  y desconocidos, pero transparentes como negros carbones en brasa.

     Asustados, y como para pedir socorro, levantamos la vista hacia Nuestra Señora, quien nos dijo entre bondad y tristeza: Habéis visto el infierno, a donde van las almas de los pobres pecadores.

     Para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado.

     Si hicieren lo que os digo, se salvarán muchas almas, y tendrán paz.

     La guerra (de 1914-1918) va a terminar. Pero, si no dejan de ofender a Dios, en el Pontificado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veáis una noche alumbrada por una luz desconocida, sabed que es la señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes  por  medio  de  la  guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre.

     Para  impedirlo  vendré  a  pedir  la  consagración  de  Rusia  a  mi  Corazón Inmaculado, y la comunión reparadora de los primeros sábados. Si atendieren a mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz. Si no, esparcirá sus horrores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia. Los buenos serán martirizados; el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas.

     Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará.

     El Santo Padre (acabará por finalmente) me consagrará Rusia, que se convertirá; y será concedido al mundo algún tiempo de paz.

     En Portugal se conservará siempre la doctrina de la de, etc.

     En este texto precioso nos interesa, únicamente ahora, la promesa de: “vendré a pedir… la comunión reparadora de los primeros sábados.”

2.   El cumplimiento de la promesa: 10 de diciembre de 1925.

     Pues bien: esa promesa la cumple la Virgen el día 10 de  diciembre  de 1925, apareciéndose  a  Lucía, humilde postulante Dorotea, en su celdita de Pontevedra. Dejemos que la misma hermana Lucía, con una sencillez encantadora, nos narre los hechos maravillosos: J. M. J.

     En el día 17 de diciembre de 1927 fui junto al Sagrario a preguntar a Jesús  de  qué modo  satisfaría la petición que se le había hecho, ya que el origen de la devoción al Corazón Inmaculado estaba  incluida en

el secreto que la Santísima Virgen le había confiado.

     Con voz clara, Jesús le hizo oír estas palabras:

     --Escribe, hija mía, lo que te piden; y todo lo que te reveló la Santísima Virgen en la aparición en que habló de esta devoción, escríbelo también. En cuanto al resto del secreto, el silencio continúa.

Pues bien, lo que en 1917 fue confiado a este respecto es lo siguiente:

     Ella (es decir, Lucía, que habla en tercera persona) pidió que los llevara al cielo. La Virgen respondió:

     --Sí; a Jacinta y a Francisco los llevo pronto; pero tú, Lucía (¡aquí se le escapó el nombre a la escritora!), te quedas aquí por algún tiempo. Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. El quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. A quien la abrazare, prometo la salvación; y esas almas (devotas del Corazón Inmaculado) serán queridas por Dios, como flores puestas por mí para adornar su trono.

     --¿Y me quedo solita?, dije con tristeza.

     --No, hija. Yo nunca te dejaré: mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios.

     Día 10 de diciembre de 1925. Se le apareció la Santísima Virgen, y  al  lado, como  suspendido  en  una nube luminosa, un niño.

     La Santísima Virgen la ponía la mano en el hombro, y mostraba al mismo tiempo  un Corazón que  tenía en la otra mano, cercado de espinas. En ese momento, dijo el niño:

     --Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre que  está  cubierto  de espinas, que  los  hombres ingratos le clavan sin cesar; sin que haya nadie que haga un acto de reparación para arrancárselas.

Inmediatamente dijo la Santísima Virgen:

     --Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas  que  los  hombres  ingratos  me  clavan  sin  cesar con blasfemias e ingratitudes. Tú, al menos, procura consolarme; y di que:

 “A TODOS LOS QUE, DURANTE CINCO MESES EN EL PRIMER SÁBADO SE CONFIESEN, RECIBAN LA SAGRADA COMUNIÓN, RECEN EL ROSARIO, ME HAGAN QUINCE MINUTOS DE COMPAÑÍA, MEDITANDO EN LOS QUINCE MISTERIOS DEL ROSARIO, CON EL FIN DE  DESAGRAVIARME, LES PROMETO ASISTIR A LA HORA DE LA MUERTE CON TODAS LAS GRACIAS NECESARIAS PARA SU SALVACIÓN.”

     Más abajo explicamos esta esplendida Promesa, y las condiciones requeridas por el cielo para gozar de sus  frutos. Lucía, naturalmente, dio  cuenta  de  esta  Aparición  a  su  confesor  de  entonces, el  santo  y venerable  don  Lino  García. También  se  abrió  a  su  Superiora, Madre  Magalhaes. Estos  comenzaron inmediatamente a practicar la devoción recomendada. Y Madre Magalhaes llegó hasta comunicarlo, pocos días después, al señor  Obispo de Leiria. Sin embargo, las dificultades comenzaron. Así las cosas, el cielo interviene por segunda vez. Si la primera vez se habían aparecido a Lucía, en su habitación la Virgen y el Niño Jesús, la segunda vez se le aparece sólo el Niño Jesús, junto al portón del jardín, en un momento en que Lucía se disponía a realizar una de sus labores domésticas. Es mejor que la dejemos hablar:

     “El día 15 de febrero de 1926 se le apareció de nuevo el Niño Jesús. Le pregunto si ya había propagado la devoción a su Santísima Madre.

     Ella (Lucía) le expuso las dificultades que tenía el confesor. Que la Madre Superiora estaba dispuesta a propagarla, pero que el confesor había dicho que ella sola nada. Jesús respondió:

     --Es verdad que tu Superiora sola nada puede; pero con mi gracia lo puede todo.

Presentó a Jesús la dificultad que tenían algunas almas en confesarse en el sábado; y pidió que fuera válida la confesión dentro de los ocho días. Jesús respondió:

     --Sí; y hasta puede ser de muchos días más; con tal de que, cuando me reciban, estén en gracia, y tengan la intención de desagraviar al Corazón Inmaculado de María.

     Ella (Lucía) preguntó:

     --Mi Jesús, ¿y las que se olvidaren de formar esa intención?

     --Jesús respondió:

     --Pueden formarla en otra confesión siguiente, aprovechando la primera ocasión que tengan para confesarse.”

     En un relato, redactado poco después del suceso, y últimamente publicado  por Martin dos Reis, la Hermana Lucía narra,  con el candor de aquellos años, una circunstancia, que es todo un encanto de sencillez evangélica:

     “En el día 15 (de febrero de 1926) estaba yo muy ocupada con mi oficio, y casi no me acordaba de eso (de la aparición del día 10 de diciembre anterior). E iba a arrojar un cubo de basura fuera del jardín. Era allí donde algunos meses antes había encontrado un niño a quien  había preguntado si sabía el Ave María. Respondiéndome que sí, le mandé que la dijese para yo oírla. Y, como él no se resolvía a hacerlo solo, la dije con él tres veces; y, al fin de las tres Ave Marías, le pedí que la dijese solo. No fue capaz de decir solo el Ave María. Le pregunté si sabía cuál era la Iglesia de Santa María. Me respondió que sí. Le dije que fuese allí todos los días y que dijese así:

     ‘Oh Madre mía del cielo, dadme a vuestro Niño Jesús.’

     Le enseñé eso y me marché.

     El día 15 de febrero de 1926, volviendo yo allí como de costumbre, encontré un niño que me pareció ser el mismo, y le pregunté:

     --Bueno, ¿has pedido el Niño Jesús a la Madre del Cielo?

     El niño se vuelve a mí y dice:

     --Y tú, ¿has propagado por el mundo lo que la Madre del Cielo te pidió?

     Y, en esto, se transforma en un Niño resplandeciente; conociendo entonces que era Jesús…”

El sentido del mensaje de Pontevedra

     Esos son los hechos y los textos auténticos del maravilloso y esperanzador Mensaje que la Virgen promete en Fátima y viene a cumplir en Pontevedra. Esos hechos están garantizados por los documentos más fehacientes, y entran en lo más íntimo y esencial del Mensaje de Fátima. Pero es necesario que sean bien comprendidos.

1 Las condiciones

     Expliquemos primero las condiciones. El texto auténtico de la Gran Promesa distingue con toda claridad cinco condiciones y una intención general que debe entrar en todas ellas.

     a) En cinco  primeros  sábados  de  mes, seguidos. En  la  práctica  de  la  Iglesia  era ya muy común la comunión reparadora en los primeros sábados de mes, siguiendo la práctica de los nueve primeros viernes al Sagrado Corazón de Jesús. Pero la singularidad que aquí se propone consiste en ese número reducido de “cinco primeros sábados”. Una vez más las misericordias del Señor se complacen en manifestarse en una devoción a su Madre: de nueve primeros viernes, el Señor ha pasado a cinco primeros sábados.

     Un confesor de Lucía habría de preguntarle un día el por qué de ese número.  Lucía, después de haber recibido especiales luces de iluminación sobre este punto, recibía esta respuesta del Señor:

     “Hija mía, la razón es sencilla: se trata de cinco especies de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María:

     1. Las blasfemias contra la Inmaculada Concepción.

     2. Contra su virginidad.

     3. Contra su maternidad divina, rehusando al mismo tiempo recibirla como Madre de los hombres.

     4. Los que  procuran  públicamente infundir en los corazones de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio hacia esta Madre Inmaculada.

     5. Los que ultrajan directamente en sus sagradas imágenes.”

     Al mismo tiempo que recibía estas luces, la Hermana Lucía, por invitación de su confesor, pidió al Señor que  aquellos  que  no pudieran  hacerlo en sábado lo pudieran realizar al domingo siguiente. Recibió esta respuesta:

     “Será  igualmente  aceptable  la  práctica  de  esta  devoción en el domingo siguiente al primer sábado, cuando mis sacerdotes, por justos motivos, así lo concedieren a las almas.”

     b) Confesión. Este acto no tiene otro tiempo limitado sino aquel elegido para que sea una vez para cada uno de los cinco primeros sábados. Adviértase que es  necesaria la intención de que, en esa confesión, se quiera  desagraviar al  Corazón  Inmaculado  de   María; de tal manera que,  si se olvidó en una confesión, debe formarse en una confesión siguiente.

     c) Comunión. Se trata, naturalmente, de una comunión recibida en gracia. También aquí es necesaria la intención de desagravio al Inmaculado Corazón de María. Y, desde luego, la  condición de una vez durante cinco  meses  seguidos  no  es  más  que  un  medio  que  invita  a  la comunión frecuente. De hecho nada contribuyo tanto a la comunión frecuente, antes del Concilio, como la práctica de la comunión reparadora de los nueve primeros viernes de mes. La comunión reparadora en los primeros sábados está destinada a producir los mismos frutos.

     d) Rezo  del  Santo  Rosario.  La  Virgen,  en  Fátima, pidió  el  rezo  del  Rosario  diario  en  todas  las Apariciones. Ahora, en  Pontevedra, lo pide  de  una  manera  especial, poniéndolo  como  una  condición necesaria.

     e) Durante  quince minutos, meditación de los misterios del Rosario. Se puede meditar en todos, o en algunos de ellos, o –lo que es lo mismo- en cualquier paso de la vida del Señor o de la Virgen.

     Esto puede hacerse de varias maneras: intercalando entre los misterios unos minutos de meditación, los cuales,  todos  juntos,  formen  ese  espacio  de  quince  minutos; o, aparte  del  Rosario,  haciendo  una meditación dirigida por otro o hecha personalmente de esa duración. Lo que no parecen convenientes, no obstante  las  afirmaciones  de  algunos  autores,  es  que  esa  meditación  consista  simplemente  en  la meditación que, ya de suyo, debe acompañar el rezo del Santo Rosario.

     Es evidente que con esta meditación, exigida como condición, la Virgen ha hecho una llamada maternal a sus hijos para que no se contenten con honrarla solo con los labios, sino también con el corazón.

2. La gran promesa: su sentido.

     Es, ante  todo, claro  que  cuando  Dios  hace  una  promesa  tan  espléndida  como  ésta lo  hace para atraernos por medios humanos a su amor; y en este caso, además, para incitarnos a la devoción hacia la Virgen, en la que Él tanto se complace. Esa es la primera razón de esa promesa generosa. No pongamos, pues,  cotos a la generosidad divina con nuestras pobres e indigentes consideraciones humanas.

     Pero, en segundo lugar, esa Promesa no puede tener la finalidad de fomentar nuestra pereza y nuestra desidia en la fuga del pecado y en el servicio sacrificado del Señor por medio del cumplimiento de nuestros deberes de cristianos y de hombres.

     Esto supuesto, ya no se trata de prácticas o fórmulas mágicas para arrancar la salvación al cielo… No existe,  por  tanto,  ninguna  dificultad  teológica  seria para que Dios muestre su complacencia hacia una práctica de piedad mariana, a la que vincula  una promesa especial de salvación. Esa Promesa  no  hace más  que  aplicar  un  principio  general  en  la  tradición católica  que dice que la devoción a la Virgen  es “prenda” de salvación eterna.

     Por lo demás, la fórmula de la Hermana Lucía es irreprochable:

     “Yo prometo asistirles, en la hora de la muerte, con todas las gracias necesarias para su salvación.”

     Que, no  obstante  todo  esto,  algunas  almas  puedan volver a  un estado  de  pecado, después de una práctica de los cinco primeros sábados… Sí, es posible, desgraciadamente. Pero, en principio, no limitemos la misericordia divina, sobre todo cuando quiere manifestarse por medio de la Virgen. Esas  mismas  almas “caídas”, siempre será verdad que se levantan más fácilmente  que otras que no practicaron esa devoción, y esto en virtud de esas gracias mismas de perseverancia final que se prometen.

     No se trata, pues, de hacer entrar a nadie en el cielo sin el vestido nupcial.

Texto sacado de:

                                                                      “El Mensaje de Fátima en Pontevedra”

                                                                       Joaquín María Alonso

                                                                       EDICIONES SOL DE FÁTIMA

Última Aparición - TUY (España).

Por fin, tenemos la última aparición en Tuy. Cual bóveda, remata y sintetiza todo el mensaje en esa vida deslumbrante que compendia en una sola y unida mirada el misterio de la Trinidad, el sacrificio eucarístico y la presencia y participación singular de María bajo la Cruz con Su Corazón Inmaculado en todo este misterio de salvación del mundo.

Nos Cuenta Lucía:

“Yo había pedido y obtenido licencia de mis Superiores y Confesor para hacer la Hora Santa de las 11 a media noche, de jueves a viernes. Estando una noche sola, me arrodillé entre la balaustrada, en medio de la capilla, a rezar postrada, las oraciones del Ángel. Sintiéndome cansada, me levanté y continué rezándolas con los brazos en cruz. La única luz era la de la lámpara. De repente, se iluminó toda la Capilla, con una luz sobrenatural y sobre el Altar apareció una Cruz de luz que llegaba hasta el techo. En una luz más clara se veía, en la parte superior de la Cruz, una cara de hombre  con cuerpo hasta la cintura, sobre el pecho una paloma, también de luz y, pegado a la Cruz, el cuerpo de otro hombre. Un poco debajo de la cintura, suspendido en el aire, se veía un cáliz y una hostia grande sobre la cual caían algunas gotas de sangre que corrían por la cara del Crucificado y de una herida en el pecho. Deslizándose por la Hostia, esas gotas caían dentro del cáliz. Bajo el brazo derecho de la Cruz estaba Nuestra Señora (“era Nuestra Señora de Fátima con Su Inmaculado Corazón… en la mano izquierda… sin espada, ni rosas, pero con una Corona de espinas y llamas…”), con Su Inmaculado Corazón en la mano… Bajo el brazo izquierdo, unas letras grandes, como si fuesen de agua cristalina que corriese por encima del Altar, formaban estas palabras: “Gracia y Misericordia”.

Comprendí que me era mostrado el misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este misterio que no me es permitido revelar”.

Es interesante notar como esta representación de la Trinidad en la Cruz es llamada en la iconografía cristiana “Trono de Gracia”, por la evocación del pasaje de Heb, 4, 14-16: “Teniendo por lo tanto un Sacerdote eminente que penetró en los cielos, Jesús, el Hijo de Dios, conservemos firme la confesión de fe. De hecho, no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras flaquezas, pues Él fue probado en todo como nosotros, excepto en el pecado. Vamos pues confiados al Trono de la Gracia, a fin de alcanzar misericordia y encontrar gracia para ser ayudados en el tiempo oportuno”. Y, ¿cómo no evocar además, por asociación, el prólogo de San Juan donde nos presenta el Verbo Encarnado como “Hijo Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”, de amor misericordioso y fiel, de “cuya plenitud todos recibimos gracias sobre gracias” (Jn 1, 14-16)?

Gracia y Misericordia, Gracia del Amor misericordioso – es esta por tanto, la síntesis del mensaje de Fátima y de la revelación del Dios compasivo que, en Su Amor Trinitario, se inclina sobre todos los sufrimientos humanos, sobre la humanidad para hacerle sentir toda Su ternura, para manifestarse como Padre amoroso de toda criatura.

Comprendemos entonces como el Papa Wojtyla, recordando el octogésimo aniversario de las apariciones de Fátima, escribía, un mensaje al obispo local:

“A las puertas del Tercer Milenio, observando las señales de los tiempos en este siglo XX, Fátima se cuenta ciertamente entre los mayores, hasta porque anuncia en su Mensaje muchas de las señales sucesivas e invita a visir sus llamadas; señales como las dos guerras mundiales, también además grandes asambleas de Naciones y Pueblos bajo el signo del diálogo y de la paz, la opresión y las convulsiones vividas por diversos países y pueblos, pero también la voz y la vez dadas a poblaciones y a gentes que entretanto se levantaron en la arena internacional; las crisis, las deserciones y tantos sufrimientos de los miembros de la Iglesia como también un renovado e intenso sentido de solidaridad y de recíproca independencia en el Cuerpo Místico de Cristo, que se van consolidando, que se van consolidando en todos los bautizados…, o alejamiento y abandono de Dios de parte de individuos y sociedades, pero también una irrupción del Espíritu de Verdad en los corazones y en las comunidades habiéndose llegado a la inmolación y al martirio para salvar a “imagen y semejanza de Dios en el hombre”(Gn 1,27), para salvar el hombre del hombre.

De entre estas y otras señales de los tiempos, como decía, sobresale Fátima, que nos ayuda a ver la mano de Dios, guía providencial del Padre paciente y compasivo también de este siglo XX”.

A la luz de estas llaves hermenéuticas, Fátima se presenta como una señal de Dios para nuestra generación, una palabra profética para nuestro tiempo, una intervención divina en la historia humana mediante el rostro materno de María.

Cuando María se mueve para una misión recibida de Dios, nunca es por algo de poca importancia o por cuestiones marginales, ya que se trata siempre del grave problema de la suerte (destino) del mundo y de la salvación de los hombres.

Pensando bien, por lo tanto, las coordenadas del mensaje de Fátima son amplias y contienen teológicamente una profecía a la luz de la escatología. “La profecía en sentido bíblico del término, no significa predecir el futuro, pero sí aplicar la voluntad de Dios al tiempo presente, y por consiguiente, aplicar el camino recto del futuro”.

Por otro lado las vicisitudes de la humanidad y de la Iglesia deben ser sometidas al criterio escatológico del fin último. Solamente abriendo los horizontes sobre la eternidad y proclamando la esperanza teologal es posible iluminar el sentido de la historia abierta al futuro de Dios y oponerse al alma que amenaza a la humanidad. En este sentido, el mensaje de Fátima es la premonición del “juicio” que pende sobre el mundo con la posibilidad de autodestrucción infernal, esto es de acabar reducido a cenizas, es anunciada juntamente con la esperanza de vencer el mal a partir de nuestra conversión a Dios. El mensaje de Fátima es por lo tanto advertencia y, al mismo tiempo consolación de la esperanza teologal: el mal es vencido por el amor trinitario revelado en la cruz y resurrección de Jesús, y por el amor de María por nosotros”.

                                                                                                  Boletín de los Pastorcitos.

---oOo---

Foro de discusión

LAS APARICIONES DE FATIMA CON NUESTROS AMADOS PASTORCITOS!!!!!!

Iniciada por graciela del carmen romero luna. Última respuesta de Genny Castellanos May 1, 2013. 1 Respuesta

REALMENTE ES ASOMBROSO , ES EMOCIONANTE LEER Y RECORDAR ESTOS HECHOS SAGRADOS EN COVA DE IRIA, BENDITA SEAS MARIA DULCE Y BLANCA MADRE, BENDITA SEAS EN EL ALMA Y VIDA DE LUCIA,JACINTA Y FRANCISCO.…Continuar

Muro de comentarios

Comentario

¡Tienes que ser miembro de VIRGEN MARIA EN FATIMA para agregar comentarios!

Comentario de Juan y Zaida el octubre 31, 2012 a las 8:35pm

Comentario de sandra valdivia el octubre 13, 2012 a las 1:12pm

pido por mi hermano jose antonio ortiz banuelos cuidamelo y protejelo que en estos momentos se encuentra preso y por mi papa que se encuentra muy triste por su hijo preso cuidmelos y protejelos siempre amen

Comentario de Martha Isabel Godínez Villa el octubre 13, 2012 a las 10:38am

gracias por estar conmigo desde mi nacimiento, virgen de Fatima, gracias por todo que he recibido de ti, por algo regresaste a mi casa, madre mia . te pido que sigas estando conmigo hasta que el señor me llame a su presencia. guiame y acogeme en tu manto , amen

Comentario de Tanya Gabriela el octubre 7, 2012 a las 8:25pm

Soy Fan hehehe de la Virgen de Fatima y los pastorsitos.. Gracias por Compartir esta hermosa pagina con nosotros..DLB <3

Comentario de Maria Luisa Salguero el octubre 5, 2012 a las 11:27pm

Gracias Dios Padre, gracias Dios Hijo, gracias Dios Esíritu Santo, gracias por tanto amor, al regalarnos este espacio. Danos las gracias que necesitamos, para perseverar, allana los caminos, y que seamos instrumentos útiles a TU obra. Siempre dóciles y abiertos a escuchar tu voz, tu susurro, que podamos "sentir Tu Amor". Amén

Comentario de Leisle P. Greco Alcaraz el septiembre 2, 2012 a las 4:18pm

Gracias Santa Teresita por invitarme a este Grupo!!!

Comentario de Maria Eugenia Mondragón Robles el agosto 29, 2012 a las 9:07pm

Gracias Santa Teresita por invitarmena este hermoso grupo de oración

Virgen de Fátima, arrópame con Tu Manto y ruega por nostros!!!

Comentario de Susana Beatriz Touron el agosto 29, 2012 a las 8:33am

Oraciones enseñadas por el Ángel en Fátima a los pastorcitos


¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman! (Tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por los ultrajes con los que Él es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores”
(Los niños rezaban estas dos oraciones de rodillas y con la frente inclinada hacia el suelo)

 

Madrecita querida, danos la simplicidad, humildad, confianza y amor de los pastorcitos a quienes te apareciste en Fátima y de todos los santos. Amén.

Comentario de Susana Beatriz Touron el agosto 28, 2012 a las 9:55pm

gracias Santa Teresita por invitarme a este grupo.

Alabado sea el Señor!!

Madre de Fátima, ruega por nosotros!

SAn José, ruega por nosotros!

Santa Teresita, ruega por nosotros!

 
 
 

…“Por fin he encontrado mi vocación, MI VOCACIÓN ES EL AMOR”… Santa Teresita del Niño Jesús

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO...¡Que reines Corazón Divino!

¡Corazón de Jesús, tesoro de ternura, tú eres mi dicha,
mi única esperanza!
Santa Teresa de Lisieux.

"¡Qué grande es el poder de la oración!! Santa Teresita.

CLICK AQUI PARA LA NOVENA DE LAS 24 GLORIAS.pdf

CLICK AQUI PARA LA NOVENA MEDITADA.pdf

ROSARIO CON SANTA TERESITA.pdf

SANTOS LUIS Y CELIA, RUEGUEN E INTERCEDAN POR NOSOTROS Y POR NUESTRAS FAMILIAS.

..."Los santos esposos Luis Martin y María Azelia Guérin vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor; y en este clima brotaron las vocaciones de las hijas, entre ellas santa Teresa del Niño Jesús"... Papa Francisco.

 

HORA EN SANTA TERESITA RADIO

ESCUCHANOS AQUI

 

TAMBIEN PUEDES ESCUCHARNOS EN:


AYUDA A Santa Teresita Radio

       Queridos Hermanitos, agradecemos su generosidad para seguir cumpliendo con esta gran Misión de Amor y Servicio por medio de la Oración... Nuestro buen Dios les retribuya el ciento por uno.

      Unidos en Oración...

      Lluvia de Bendiciones.

HACER UNA DONACION AQUI

JUEVES EUCARISTICO... UNETE EN ORACION Y DEVOCION EN REPARACIÓN POR NUESTRAS FALTAS Y PECADOS.

© 2018   Creada por Santa Teresita.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio