Estamos ante una epidemia de depresión que avanza y la iglesia tiene mucho para decir y hacer.

La sanación del cuerpo y el alma, sobre los escombros de la esperanza.


La iglesia es el hospital de Dios. Siempre ha estado lleno de gente en vías de recuperación. Jesús se hizo un punto de invitar a los cojos, a los ciegos y a los poseídos para ser sanados y que lo acompañen en su ministerio, una invitación a menudo despreciada por aquellos que pensaban que estaban bien como estaban. No debería sorprendernos, entonces, que la depresión no sólo pueble los hospitales y clínicas seculares, sino nuestras iglesias también. Sin embargo, la depresión sigue siendo a la vez familiar y misteriosa para los pastores y líderes laicos de la iglesia, por no mencionar a aquellos que comparten un banco con las personas deprimidas.

Prácticamente todo el mundo ha experimentado un día “bajoneado”, a menudo sin razón aparente. Podríamos decir que “despertaron en el lado equivocado de la cama”, están “de mal humor”, o simplemente “en una mala racha”. Tales referencias corteses son comunes. Sin embargo, tan familiares como los períodos melancólicos, son un misterio para nosotros las profundidades de una depresión severa.
Podemos comprender en parte la angustia del rey David:
“Ten piedad de mí, Señor, pues estoy angustiado; mis ojos languidecen de tristeza. Mi vida se consume en la aflicción y mis años entre gemidos; mi fuerza desfallece entre tanto dolor y mis huesos se deshacen” (Salmo 31: 10-11).
La depresión severa está a menudo más allá de la descripción. Y cuando esos sentimientos profundos y dolorosos no se pueden explicar, ellos cortan el corazón de nuestro ser espiritual.
Los seres humanos son criaturas intrínsecamente complejas. Cuando las cosas van mal en nosotros, lo hacen en miles de formas y matices. Si la Iglesia quiere ministrar efectivamente a toda la humanidad caída, debe tomar en cuenta esta complejidad. La depresión indica que algo anda mal. ¿Pero qué? ¿Y que debería estar haciendo la Iglesia al respecto?
¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Primero tenemos que aclarar de lo que estamos hablando. Con el fin de distinguir la “depresión mayor” grave o de los bajones, la Asociación Americana de Psiquiatría ofrece los siguientes criterios diagnósticos:
La depresión mayor se diagnostica cuando un adulto presenta una o ambas de los dos síntomas principales (estado de ánimo deprimido y falta de interés), junto con cuatro o más de los siguientes síntomas, durante al menos dos semanas: sentimientos de inutilidad o culpa inapropiada, disminución de la capacidad para concentrarse o tomar decisiones, fatiga, agitación psicomotora (no puede quedarse quieto) o letargo, insomnio o hipersomnia (dormir demasiado); disminución significativa o aumento de peso o el apetito, y pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida.
Esta definición clínica es estéril, sin embargo, y no logra captar la cualidad única del sufrimiento de la persona gravemente deprimida.
La depresión profunda encarna el sufrimiento emocional. No es simplemente un estado de ánimo o una visión negativa de la vida, sino algo que afecta a nuestro ser físico. Signos de un episodio grave de depresión incluyen evaluaciones infundadas negativas de los amigos, la familia y uno mismo, “dolor emocional”, problemas físicos, tales como letargo, dificultad para poner sus pensamientos juntos, y prácticamente ningún interés en lo que los rodea. Aunque la mayoría de nosotros sabemos de por lo menos un conocido que se ha suicidado, este acto trágico nos desconcierta quizás tanto como nos duele. “Simplemente no lo entendemos”, decimos. La ironía es que los supervivientes de intentos de suicidio graves frecuentemente reflexionan sobre esos intentos con una actitud similar: “No tengo ni idea de lo que me ha pasado.” El dolor y la disfunción mental de la depresión mayor es la profundidad.
¿QUÉ TAN GRANDE ES EL PROBLEMA?
La depresión, tanto por su frecuencia y su interrupción de la vida normal es asombrosa. La Organización Mundial de la Salud nombró a la depresión como la segunda causa más común de discapacidad en el mundo después de las enfermedades cardiovasculares, y se espera que se convierta en la número uno en los próximos diez años. En los países desarrollados, del 5 al 10 por ciento de los adultos en la actualidad experimentan los síntomas de la depresión mayor (como se definió anteriormente), y hasta un 25 por ciento cumplen con los criterios diagnósticos durante toda su vida, por lo que es una de las enfermedades más comunes tratadas por los médicos de atención primaria. En un momento dado, alrededor del 15 por ciento de los adultos estadounidenses están tomando medicamentos antidepresivos, y va en constante aumento.
Los estudios de los grupos religiosos, de judíos ortodoxos a los cristianos, no muestran evidencia de que la frecuencia de depresión varíe a través de grupos religiosos o entre los que asisten a los servicios religiosos y los que no lo hacen. Así que en una congregación típica de 200 adultos, 50 asistentes experimentarán depresión en algún momento, y por lo menos 30 estarán actualmente tomando antidepresivos.
¿Cómo podemos explicar estos números? En parte, como resultado de un cambio de dos puntas en las actitudes culturales sobre la depresión. Grupos como la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales y las empresas farmacéuticas han promovido agresivamente la idea de que la depresión no es un defecto de carácter, sino un problema biológico (una enfermedad) que necesita una solución biológica (una droga). Los esfuerzos para medicalizar la depresión han ayudado a eliminar el estigma asociado a ella y convencer al público de que no es algo para ocultar. Por consiguiente, la depresión ha salido del armario.
Algunos críticos sostienen que, junto con la opinión de la enfermedad de la depresión viene una disminución del umbral de diagnóstico. Los profesores Allan Horwitz y Jerome Wakefield sostienen en The Loss of Sadness (Oxford, 2007) que los psiquiatras ya no proporcionan espacio para la tristeza en sus clientes habituales o subas y bajas de la vida, etiquetan las fluctuaciones del estado de ánimo, incluso normales, como “depresión”.
Críticos como Horwitz y Wakefield están más o menos correctos. Es cierto que la comunidad de la salud mental ha reducido el umbral para el reconocimiento de la depresión. Sin embargo, cuando se traza la depresión en los Estados Unidos durante los últimos 20 años utilizando criterios fijos, la investigación muestra un aumento significativo en la frecuencia. Así que, aunque los números pueden ser inflados, en beneficio de las empresas farmacéuticas, sin embargo hay un aumento sustancial y documentado para tratar de explicarla.
HUMANIDAD REDUCIDA
Sin embargo, la redefinición de la depresión en general como una enfermedad tiene algunas consecuencias indeseables. Este modelo reconoce acertadamente el aspecto biológico de la naturaleza humana y cómo puede llegar a ser desordenada. Pero no tiene en cuenta otras dimensiones en juego. Por ejemplo, el modelo de la enfermedad hace caso omiso de los entornos sociales como posibles contribuyentes a la depresión, se muestra a las personas deprimidas como individuos aislados, con una frontera firme entre su cuerpo y fuera de él. Las personas deprimidas se reducen a cuerpos rotos y cerebros que hay que arreglar.
Examinando cualquier revista psiquiátrica importante usted leerá que nuestros genes son la primera causa de la depresión. Teniendo en cuenta ciertos problemas ambientales, la depresión emerge. Esto es cierto, pero no va lo suficientemente lejos. La mayoría ha oído que la depresión puede ser causada por un desequilibrio químico (tal como un déficit de serotonina). Aunque el aspecto biológico de la depresión es más complejo que un desequilibrio químico simple, sin embargo, la depresión se asocia con una mala regulación de los mensajeros químicos en el cerebro. Por ello, ciertos medicamentos pueden aliviar los síntomas de depresión moderada a severa. Pero esto no es un nuevo desarrollo biológico, nuestros cuerpos no han cambiado significativamente en los últimos 100 años.
También sabemos que los pensamientos distorsionados contribuyen a la depresión. Las personas que están deprimidas no se evalúan con precisión (dicen, no soy tan bueno como los demás). Temen que su ser se desintegre (dicen, me estoy cayendo a pedazos). Ellos deprecian su valor para los demás (dicen, yo soy de muy poco beneficio para mi familia). Y creen que no tienen control sobre su cuerpo (dicen, no puedo ponerme a comer). Aaron Beck, el padre de la psicoterapia más popular hoy en día, la terapia cognitivo conductual (TCC), propone que la depresión se deriva en gran parte de estas distorsiones cognitivas. La depresión se alivia poniendo los puntos de vista distorsionados más acordes a la realidad. La evidencia apoya la afirmación de Beck, aunque no en todos los casos.
Sin embargo, las terapias cognitivo conductuales han sido criticadas por centrarse en la persona como tal e ignorando el contexto de la persona dentro de la sociedad. El psicoterapeuta Robert Fancher cree que el enfoque TCC:
“devalúa aquellos atributos de la mente que más probablemente crean cultura y que nos llevan más allá del status quo, la imaginación, la pasión y el proceso valiente y doloroso de llegar a nuevas formas de pensar y de vivir. Esto equivale a una aprobación de la vida mediana bajo la autoridad de ‘buena salud mental”
Para decirlo más simplemente, la terapia cognitiva tiende a reforzar las normas sociales, centrándose casi exclusivamente en ayudar al individuo a adaptarse al medio ambiente.
Ahora sabemos mucho más acerca de la neurociencia y los patrones cognitivos asociados a la depresión, y se han encontrado tratamientos biológicos y terapéuticos bastante eficaces. Pero todavía no hay una respuesta a la pregunta apremiante detrás de esta epidemia virtual: ¿Por qué ahora?
Para llegar a esto, tenemos que mirar más allá de los factores biológicos y psicológicos.
LAS COSAS SE DESMORONAN
“La vida es difícil”, dijo uno de mis profesores de medicina, y yo sabía lo que quería decir. Un joven interno, estaba buscando empatía después de sobrevivir a una noche de guardia sin pegar ojo. Me había olvidado de buscar una referencia que había recomendado el día anterior. Él quería la referencia, no una excusa. Pero la vida estaba ocupada, caótica y exigente, y yo estaba teniendo problemas para mantener todo junto.
La vida cotidiana en el siglo XX, en occidente puede ser difícil. La presión constante de la negociación con la realidad social es cada vez más compleja y dura y a veces pasa factura. La depresión es, en parte, una denuncia del cansancio de un mundo interior, un intento de crear un capullo protector contra las demandas del mundo real. Cualquiera sean los factores personales que contribuyen a la depresión de un individuo, la epidemia más amplia sugiere que vivir en condiciones desordenadas sociales empeora las cosas.
Sin embargo, cuando comparamos con las generaciones anteriores de estadounidenses, que son, en general, más sanos, más seguros, mejores económicamente, y más educados. ¿Dónde está el desorden?
La verdad es que estos barómetros no cuentan la historia completa. En el lugar de trabajo, muchos de nosotros nos sentamos en un ambiente cómodo en comparación con los de nuestros antepasados, que lucharon con el frío, el viento y la lluvia. Sin embargo, la incertidumbre nos hace sentir mucho menos en control sobre nuestro trabajo. Nuestros puestos de trabajo no son seguros, y debido a la especialización, muchos de nosotros no tiene la flexibilidad para moverse fácil y rápidamente de un trabajo a otro. Trabajamos largas horas, a menudo con una sensación de estar “detrás”, y no reconocemos las fronteras entre trabajo y no trabajo. (¿Es la fiesta de Navidad en la oficina de trabajo o recreación?) Nos comparamos con otros colegas cuando las comparaciones son inútiles, o nos encontramos que nos comparan injustamente. Cuando nos quedamos cortos, sentimos el peso de las expectativas poco realistas que han depositado en nosotros mismos o hemos recibido de otros. Se nos ha dado responsabilidades con poca autoridad y aún menos recursos, y sentimos que no tenemos control sobre las expectativas de trabajo o incluso sobre cómo usamos nuestro tiempo de trabajo. Muchos de nosotros estamos sujetos a deshumanizar a veces los sistemas corporativos o económicos que no son de nuestra propia creación y están aparentemente más allá de nuestra influencia. Nos sentimos pequeños, insignificantes y prescindibles.
Algunos encuentran su realidad cotidiana tan dura que tratan de escapar a través de abuso de sustancias, promiscuidad sexual, hurto o malversación de fondos. Considere la posibilidad de abuso de sustancias. Casi el 15 por ciento de los estadounidenses tendrá que luchar contra el alcoholismo en sus vidas, y más de 10 millones de estadounidenses están activamente en el uso de sustancias ilícitas. Entre las personas que dependen de los opiáceos como la heroína o analgésicos recetados, las tasas de depresión pueden ser tan altas como 50 por ciento. Aunque la depresión puede conducir a mayor uso de sustancias, la ruta más común es que el consumo de sustancias, suele empezar como un escape de las presiones de la vida, para llevar a episodios graves de depresión. En ese momento se produce un círculo vicioso, ya que la depresión conduce a aumentar el consumo de sustancias y el consumo de sustancias a un empeoramiento de la depresión.
Mientras que la mayoría de nosotros tiene un contacto diario con muchas personas, nuestra generación es sin embargo una multitud solitaria. En su clásico Bowling Alone, el sociólogo Robert Putnam sugiere que las acciones de “capital social” – redes entre los individuos, y la reciprocidad y honradez que surgen de ellas – se ha reducido considerablemente en los últimos decenios. Estamos a menos propensos a votar, donar sangre, a jugar a las cartas, a participar en deportes colectivos, o traer amigos o vecinos a cenar. Tal vez algunas de estas oportunidades para construir redes sociales han sido sustituidas por otras, tales como partidos de fútbol o Facebook. Sin embargo, estamos cada vez más desconectados de la familia, vecinos y amigos.
Y la naturaleza de las relaciones que tenemos es cambiante. Muchos se han convertido en lo que el sociólogo británico Anthony Giddens etiqueta de “relaciones puras” – “puras” en que están separadas de cualquier contexto social, estructura externa o seguridad. No hay pacto, comunidad, ni hay orientación a la relación o proporcionan una seguridad permanente, dirección y apoyo. Todo esto debe ser generado por la relación en sí misma, lo que genera una carga pesada. Nunca nos podemos relajar en las relaciones puras porque no hay promesa de fidelidad o constancia en el cual descansar. Debemos “mantener” nosotros mismos estas relaciones. Con el tiempo, la vigilancia constante y la inseguridad sostenida a menudo conducen a la frustración, ansiedad y cansancio. Estas relaciones son demasiado difíciles de mantener.
Las sociedades complejas construidas sobre la interdependencia requieren confianza, sin embargo, este precioso recurso público continúa disminuyendo a medida que la sociedad se hace más compleja. “¿En quién se puede creer en estos días?” se ha convertido en un estribillo familiar. La realidad, se nos dice, se ha convertido en poco más que la visión del mundo compartida de pequeñas comunidades. En respuesta, algunos nos animan a aceptar todas las opiniones, pero esto nos deja desorientados. Otros sugieren que nos aferremos tenazmente a nuestros puntos de vista, lo que nos deja aislados y alienados. A partir de este doble vínculo, el salto a un síntoma de depresión severa – paranoia – no está tan lejos. La depresión nos hace perder la confianza no sólo en uno mismo, sino también en quienes lo rodean.
Por último, hay síntoma más central de la depresión que es la pérdida de la esperanza. El temor de una catástrofe por los terroristas, colapso financiero, o el desastre ecológico atormenta nuestros tiempos. Algunos se entretienen con las estrategias de supervivencia, retirándose de las preocupaciones comunes a las preocupaciones personales. Muchos más, inciertos sobre el futuro, ansiosamente se hartan del revoltijo de nuestra cultura de diversiones instantáneamente gratificantes.
OPORTUNIDAD PARA LA IGLESIA
La incertidumbre, la insignificancia e impotencia. El destructivo y auto-indulgente escape. La soledad y aislamiento. El miedo y la desconfianza. La pérdida de la esperanza. El retiro. Aunque precipitado e incompleto, este esbozo de principios del siglo XXI recoge detalles oscuros enmascarados por los índices de bienestar de la sociedad. También nos recuerda que, centrarse exclusivamente en el individuo, en nuestros esfuerzos por comprender la epidemia de depresión, es no ver el bosque por los árboles.
Cuando se usa con prudencia, los antidepresivos y la terapia cognitivo-conductual puede restaurar la estabilidad de los individuos para que puedan negociar mejor los desafíos cotidianos. Para aquellos en el grueso de paralizados por la depresión, los efectos de la medicina y la TCC incluso pueden inducir a la gratitud. Y deberían dar gracias. Sin embargo, ninguno de estos enfoques ofrece mucha ayuda para entender o abordar los problemas más fundamentales y difíciles de que la epidemia de la depresión como síntoma. Estos enfoques proporcionan alivio necesario, pero no respuestas o prevención.
Los modelos médicos se quedan cortos, ya que sólo pueden ir tan lejos como su comprensión del tema tal cual lo toman. Las instituciones culturales y autoridades a veces pueden tratar a los seres humanos como si no fuéramos más que cerebros en cuerpos, pero eso no funciona. Para aquellos que tienen ojos para ver, la epidemia de la depresión es en parte un testimonio de la complejidad de la naturaleza humana. En particular, nos recuerda que somos criaturas sociales y espirituales (y físicas), y que las aflicciones de una sociedad caída a menudo están inscritas en los cuerpos de sus miembros. Hemos juzgado mal a la humanidad si esperamos que nuestros cuerpos sean impermeables al desarrollo y esfuerzo social. (“Y estando en agonía, oraba más intensamente, y su sudor era como gotas de sangre que caían hasta la tierra”, Lucas 22:44.)
De hecho, a veces un episodio de lo que parece ser depresión no indica que el organismo humano está funcionando mal, sino que está siendo fiel a su naturaleza espiritual-social-física. Dolor emocional soportado puede ser una respuesta adecuada al sufrimiento en un mundo que va mal. El autor de las Lamentaciones debe haber sentido dolor mientras miraba la destrucción de Jerusalén alrededor del 588 aC:
“Mis ojos desfallecieron de lágrimas, estoy en un tormento interior, mi corazón se derrama en el suelo porque mi pueblo fue destruido, por los niños y los bebés débiles en las calles de la ciudad “ (Lam. 2:11).
Los cristianos están llamados a llorar con los que lloran, y dar la bienvenida al dolor emocional que resulta de la empatía y nos lleva junto a los afligidos. Si nos hemos vuelto insensibles ante el dolor y al sufrimiento que nos rodea, hemos perdido nuestra humanidad.
La enseñanza cristiana sobre el pecado y sus efectos reverberantes liberan a la iglesia de la sorpresa sobre el estado desordenado de los asuntos humanos. Podemos reconocer los efectos del pecado, tanto dentro como fuera. Podemos mirar la realidad destrozada directamente a los ojos y llamarla por lo que es.
Y gracias a Dios, que resucitó a Aquel que entró plenamente en nuestra condición, rompiendo el poder del pecado, la muerte y el infierno, que no sólo podemos nombrar la realidad destrozada, sino también leer en ella la promesa de que Cristo está haciendo todas las cosas nuevas.
Los que llevan las marcas de desesperación en sus cuerpos necesitan una comunidad que lleve el mundo la única esperanza segura en sus cuerpos. Necesitan comunidades que ensayen esta esperanza una y otra vez y deleitándose con el sabor anticipado y compartido del mundo prometido por Dios que viene. Necesitan ver que esta gran promesa, asegurada por la resurrección de Cristo, nos obliga a trabajar en medio de los escombros en la esperanza. De este modo, la Iglesia ofrece a sus miembros deprimidos una esperanza plausible y un recordatorio tangible del mensaje que más necesitan oír: esta realidad plagada de pecado no tiene la última palabra. Cristo encarnado en su iglesia es la última palabra.


Fuentes: Dan G. Blazer para Christianity Today, Signos de estos Tiempos

Vistas: 47

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Santa Teresita Radio para agregar comentarios!

Únete a Santa Teresita Radio

…“Por fin he encontrado mi vocación, MI VOCACIÓN ES EL AMOR”… Santa Teresita del Niño Jesús

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO...¡Que reines Corazón Divino!

¡Corazón de Jesús, tesoro de ternura, tú eres mi dicha,
mi única esperanza!
Santa Teresa de Lisieux.

"¡Qué grande es el poder de la oración!! Santa Teresita.

NOVENA 24 GLORIAS EN HONOR A SANTA TERESITA.pdf

NOVENA MEDITADA A SANTA TERESITA.pdf

TRIDUO EN HONOR A SANTA TERESITA.pdf

ROSARIO CON SANTA TERESITA.pdf

SANTOS LUIS Y CELIA, RUEGUEN E INTERCEDAN POR NOSOTROS Y POR NUESTRAS FAMILIAS.

..."Los santos esposos Luis Martin y María Azelia Guérin vivieron el servicio cristiano en la familia, construyendo cada día un ambiente lleno de fe y de amor; y en este clima brotaron las vocaciones de las hijas, entre ellas santa Teresa del Niño Jesús"... Papa Francisco.

PROGRAMACION DIARIA

HAZ CLICK AQUI PARA VER LA PROGRAMACION DIARIA EN SANTA TERESITA RADIO

UNIDOS EN ORACION!!! 
LLUVIA DE BENDICIONES!

HORA EN SANTA TERESITA RADIO

ESCUCHANOS AQUI

También en:

Descarga nuestra app gratuita y deja allí tu pedido de oración

AYUDA A Santa Teresita Radio

       Queridos Hermanitos, agradecemos su generosidad para seguir cumpliendo con esta gran Misión de Amor y Servicio por medio de la Oración... Nuestro buen Dios les retribuya el ciento por uno.

      Unidos en Oración.

      Lluvia de Bendiciones!

JUEVES EUCARISTICO... UNETE EN ORACION Y DEVOCION EN REPARACIÓN POR NUESTRAS FALTAS Y PECADOS.

© 2019   Creada por Santa Teresita.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio